La reacción de Celeste Sarán permitió que no estafaran a una vecina piquense. La víctima realizó una consulta por Internet para comprar un auto a una firma de Buenos Aires. Como confió en los argumentos de la firma, sacó un crédito para supuestamente recibir el auto.