Salud

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas más habituales de la COVID-19 son fiebre 37,5 o más, tos seca, cansancio, dolores y molestias, congestión nasal, vómitos, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de garganta, dificultad para respirar, diarrea, pérdida o disminución del gusto o el olfato. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Es importante tener en cuenta que algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas leves.

Las medidas de prevención junto a la vacunación son las estrategias con las que contamos para hacer frente a esta pandemia. Habida cuenta de un elevado número de contagios en nuestro país, el contar con vacunas eficaces para la COVID-19 cobra mayor importancia. Asimismo, es importante entender que la utilización de las medidas de prevención y el cumplimiento de los  protocolos son fundamentales para intentar disminuir la cadena de contagios.

La mayoría de las personas infectadas por el virus de la COVID-19 presenta cuadros respiratorios de leves a moderados y se recupera sin tratamiento especial. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas o cáncer, tienen más probabilidades de presentar un cuadro grave.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas más habituales de la COVID-19 son fiebre 37,5 o más, tos seca, cansancio, dolores y molestias, congestión nasal, vómitos, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de garganta, dificultad para respirar, diarrea, pérdida o disminución del gusto o el olfato. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Es importante tener en cuenta que algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas leves.

Las medidas de prevención junto a la vacunación son las estrategias con las que contamos para hacer frente a esta pandemia. Ante el inicio de la segunda ola de contagios en nuestro país, contar con vacunas eficaces para la COVID-19 cobra mayor importancia. Asimismo, es fundamental entender que la utilización de las medidas de prevención y el cumplimiento de los  protocolos son fundamentales para intentar disminuir la cadena de contagios