Opinion

La reivindicación de la pelea por el río Atuel necesita en esta hora que la Corte tome una decisión para no quedar ella misma en ridículo.
En plena crisis, una presencia estatal garantiza relativo alivio para sectores trabajadores: se decidió la equiparación laboral de quienes cumplían funciones en el marco de la ley 2871; en la Legislatura, sorpresivas resistencias a una ley de Seguridad Ciudadana de avanzada: el radicalismo queda parado en la misma vereda que el PRO y el tiernismo.
El Banco de La Pampa, sólido y dando el presente en la crisis, con premios a su funcionamiento.
Satisfacción y reconocimiento por la sanción de la ley de Alcohol Cero que desde la concientización militó Estrellas Amarillas; dudas y convulsiones por la economía, atada además a movidas contradictorias, mensajes centralistas, debilidad presidencial y falta de credibilidad política.
Hay obra pública, se genera más empleo, se invierte en Ciencia y hay otras novedades positivas, pero el ritmo cotidiano de las incertidumbres económicas tapa cualquier aproximación al buen humor, y encima en ese contexto a los sectores con menos recursos los obligan al trámite siempre incómodo de la segmentación tarifaria.
Aparecen ayudas para las cooperativas y nuevas viviendas del ProCrear; los sueldos estatales acompañan la inflación. Pero también estallan los peores vicios preelectorales: las energías puestas en la pelea por los cargos, el oportunismo al servicio de la recolección de votos.
El regreso del ProCreAr, una buena noticia en medio de los pesares económicos y la generalizada apuesta al desánimo.

En el Mes de la Cooperación, la crisis no tapa algunas celebraciones: 92 años de la CPE, 10 del canal de cable cooperativo y el primer año de la cooperativa de trabajo Mujeres en Obra.

No hay mas resultados para mostrar

Ha ocurrido un error en la busqueda