Derechos Humanos repudió el fallo por Milani

Fue juzgado por secuestros y torturas ocurridos en marzo de 1977, en momentos en que el militar se desenvolvía como subteniente del Batallón 141 de La Rioja.

El Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos manifestó su repudio a la resolución del Tribunal Oral Federal de La Rioja que el pasado viernes 9 de agosto absolvió al exjefe del Ejército César Milani, juzgado por delitos de “lesa humanidad”.

Milani fue juzgado en la causa en la que se investigaron secuestros y torturas ocurridos en marzo de 1977, en momentos en que el militar se desenvolvía como subteniente del Batallón 141 de La Rioja.

El Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos expresó que la “declaración (de César Milani) fundamentada por el principio de inocencia ha sido desmantelada por los trabajos argumentativos de organizaciones de Derechos Humanos y Sociales que se opusieron a su nombramiento como jefe del Ejército”.

El pronunciamiento señala que “los cuestionarios que se le hicieran al general César Milani por parte del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) no dejaron dudas de su participación en el aparato represivo del terrorismo de Estado. Milani alega desconocimiento sobre hechos probados por la Justicia en fallos firmes, como la existencia de un Centro Clandestino de Detención en la unidad en la que prestaba servicios, siendo él proveniente de las filas de la inteligencia militar”.

“Desde el Movimiento Popular Pampeano de Derechos Humanos nos manifestamos en contra de la impunidad de este fallo que va en contra de las víctimas. No Olvidamos, No perdonamos, No nos reconciliamos”, señaló el documento del organismo.

El Tribunal Oral de La Rioja integrado por los jueces Julián Falcucci, Jaime Díaz Gavier y Enrique Lilljedahl juzgó la causa que investigó los secuestros y torturas sufridos por Pedro y Ramón Olivera en marzo de 1977, cuando el militar se desempeñaba como subteniente del Batallón 141 de La Rioja.

Por mayoría, con la firma de los jueces Falcucci y Díaz Gavier, el exjefe del Ejército durante la gestión de la expresidenta Cristina Fernández fue absuelto de los cargos de “privación ilegítima de la libertad agravada en carácter de autor y allanamiento ilegal” correspondientes al caso de Pedro Olivera.

En cambio, el tribunal decidió “por unanimidad” absolverlo también del delito de “imposición de tormentos agravados como partícipe necesario” con respecto a los dos hechos (es decir, a Pedro y Ramón Olivera) y de presunta “asociación ilícita en calidad de miembro” en lo que respecta al segundo caso.

Los fundamentos del fallo se darán a conocer en una próxima audiencia que se llevará a cabo el 9 de septiembre, informaron los miembros del tribunal.

Milani se presentó a la audiencia con uniforme militar y en su alegato final denunció que el proceso judicial fue “producto de una campaña política, mediática y judicial inédita contra un jefe del Ejército” y reafirmó su “absoluta inocencia” frente a los delitos que le imputaron.

“A pesar de todas las difamaciones, calumnias, injurias, de la injusta detención y proceso, el ataque sistemático de los poderes fácticos, estoy de pie, no me van a quebrar”, sostuvo el exjefe del Ejército ante los jueces.

Y agregó: “Con mi injusta y arbitraria detención y las falsas acusaciones que vengo sufriendo hace seis años, más que hacerme un daño a mí, se le ha infligido un castigo al Ejército argentino, privándolo de la posibilidad de una reconciliación definitiva con el pueblo del que se nutre”.

En su alegato, el militar también señaló: “Creo firmemente en Dios, que algún día juzgará nuestros actos. Por eso, estoy tranquilo vistiendo con orgullo el uniforme de la Patria, seguro de que me asisten la verdad y la razón. Espero que a partir de hoy también la Justicia, con un veredicto de absolución que reivindique mi buen nombre y honor, así como el de mi familia”.

“Siento que con las acusaciones, calumnias e injurias hacia mí y las convicciones nacionalistas que represento, seguidas de mi privación de la libertad y el sometimiento de este proceso, se ha pretendido ahogar, quizás, el último gran intento de lograr un Ejército defendiendo los grandes proyectos nacionales y populares, como lo soñaron nuestros verdaderos héroes, nuestros caudillos federales y nuestros grandes líderes populares como el general (Juan Domingo) Perón”, se quejó el uniformado.

Temas en esta nota: