Ley orgánica policial: “Adecuarnos a los tiempos"

El jefe de la Policía, Roberto Ayala -que continuará en el cargo-, destacó la idea de eliminar aspectos de las normas jurídicas de facto que rigen a la institución policial aún hoy, desde tiempos de la dictadura.

El jefe policial Roberto Ayala destacó la decisión de eliminar las normas jurídicas de facto que rigen la actividad de la institución policial de la dictadura. Dijo que la implementación de una nueva ley orgánica permitirá “adecuarnos a los tiempos y transparentar la actividad”.

El funcionario insistió en el objetivo de “modernizar los textos”.

“Si bien es cierto que son normas jurídicas de facto, han tenido plena vigencia en la actualidad. Lo que se hace ahora es modernizar los textos para adecuarnos a los tiempos que estamos viviendo. La intención es transparentar toda la actividad policial”, repitió Ayala.

La continuidad del jefe policial fue decidida por el gobernador electo Sergio Ziliotto. Uno de los cambios será la eliminación del Departamento Información, que cumplía funciones similares a las de “inteligencia”.

“La normativa actual tiene vigencia desde los años 80, y el proyecto de la futura ley no hace más que dejar sentado en el texto la función que tiene que cumplir cada organismo dentro de la institución, las facultades, los derechos, las atribuciones que tiene por ejemplo el jefe de Policía, el subjefe, y los roles que se tienen que cumplir, y la finalidad de los estamentos de esa estructura. Hasta ahora después de la Jefatura sigue la Plana Mayor, que será cambiada por el Consejo Asesor Policial”, enumeró Ayala al describir los cambios que considera más importantes.

Respecto de una de las determinaciones, que es achicar el tiempo habilitado para demoras del tipo “por averiguación de antecedentes”, Ayala indicó: “Estamos proponiendo que nosotros en poco tiempo podemos averiguar si tiene algún requerimiento de la Justicia. No precisamos las 24 horas que en los años 70 u 80 hacían falta para averiguar los antecedentes de las personas. En 6 horas o menos podemos establecerlo”, explicó el funcionario.

También se prevé facilitar y sistematizar normativamente que se habilite una llamada telefónica a una persona detenida. “Lo de la llamada telefónica no está dentro de la normativa, por lo tanto, queremos incluirla, si esa persona tiene su teléfono queremos que se le permita usarlo para comunicarse, y si no se le brindará uno”, aclaró el jefe policial.

Añadió que la fuerza se rige por dos normas jurídicas de facto: “Una es la organización de la Policía, que es la Ley 1064, que es la que se pretende modificar ahora, y la otra es la del régimen del personal policial”.

Ayala también fue consultado sobre su opinión respecto de la posibilidad de que la Policía se sindicalice: “Principalmente el motivo por el que no se puede agremiar la Policía es por un fallo de la Corte Suprema de Justicia. Si lo tuviéramos, tendría que estar limitado ya que si hubiera una protesta no podrían ir todos y dejar a la población desprotegida”, argumentó.

Temas en esta nota: