Preocupación e incertidumbre

Los ciclistas Julián Barrientos y Paulino Dal Secco hablan en tiempos de cuarentena.


La cuarentena saca el ingenio de los deportistas. O ese espíritu guerrero de no bajar los brazos y entregarse por completo. Como si se tratara una preparación para una competencia que no vendrá. Pero así son los deportistas. Y los ciclistas, esa raza tan especial, forman parte de un lote de deportistas que conoce a fondo el sentido del esfuerzo y el sacrificio.

Cuando otros duermen siestas, ellos están desafiando el viento y el peligro de entrenar en ruta abierta; cuando llueve y hace frío, ellos encuentran la manera de desafiar el clima para respetar el entrenamiento y la planificación. Los resultados, a la larga, pagan.

La Pampa tuvo en Julián Barrientos y Paulino Dal Secco a dos de sus mejores exponentes en las carreras con perfiles nacionales. Ellos, junto al capitán Mauricio Muller, formaron parte de un proyecto de ciclismo de elite llamado Barrio Fitte, pero tomaron vuelo propio en otras pruebas del calendario argentino. Hasta que el drama del coronavirus empezó a cancelar todas y cada una de las actividades deportivas masivas, no solo en el mundo.

“Siempre le veo el lado positivo a la cosa y ese lado es que no me tocó estando en España, donde todo está muy difícil”, le cuenta Julián a El Diario.

El santarroseño, de gran temporada en el MTB, dice que estaba en plena preparación para ir a competir a Altas Cumbres. “Todo el trabajo que se hace en algún momento da sus frutos. Si lo hice fue por algo, porque pensé que iba a ser beneficioso. Estaba muy bien para Altas Cumbres y llegaba pleno de forma. Ya me había mostrado bien en la Vuelta del Porvenir de San Luis y en Maquinchao, estuve con piernas para disputar las dos”.

Las nuevas y tentativas fechas son el 11 de octubre para Río Pinto y el 22 de noviembre para Altas Cumbres.

¿Qué queda cuando los objetivos están lejos? “Seguir entrenando. Vienen dos meses inciertos para todos, va a hacer calor, podemos salir en grupos reducidos, pero aliento a mis alumnos a que se sigan moviendo que les va  hacer bien a la cabeza y al cuerpo”.

Por eso cada día, pasadas las 9, Julián hace un Facebook live desde el encierro con el entrenamiento para compartir con sus alumnos.

“Ahora afrontaremos la preparación invernal con miras a agosto, septiembre, octubre y noviembre. Habrá muchas carreras, las que no se pudieron correr y las que estaban programadas. En lo personal me afectó porque estaba muy bien, vivo de esto y sabía que iba a tener una entrada en estos meses, pero habrá que esperar a que todo pase, como todo el mundo”.

Paulino Dal Secco dice que en este presente de pandemia hay “mucha información” y no termina de comprender “la magnitud”. “Seguramente es grande lo que está pasando porque se suspendieron eventos como la Fórmula 1, el fútbol, actividades que dan mucho trabajo”.

“En lo personal hablé con médicos allegados y amigos, y trato de informarme del coronavirus. Es lo que saben todos, que es como una es una gripe común, que no tiene que hacerse masivo de golpe porque no estamos preparados para semejante lío. Segundo, que lo vamos a tener todos  en algún momento”, dice Paulino, quien promociona su negocio Paulino Motos con posteos en Facebook.

En lo personal, dice, lo vive “con normalidad”. “Tengo algo de pánico y trato de no andar mucho. Tengo que salir a trabajar porque no tengo un sueldo y en ese sentido hay gente que se aprovecha de todas las situaciones. Al argentino le cuesta tomar conciencia de lo que está pasando”.

Ya en el aspecto deportivo, el corredor de Fitte dice que entrena pero “con menor intensidad”. “En lo deportivo sigo entrenando tranquilo, con menor intensidad, pero sigo. Ya sabemos que el Argentino no se hace, pero el deporte es secundario. Primero está la salud, mi hijo tuvo neumonía y me puso bastante mal. No quiero extremar estas situaciones, sigo trabajando normal, pero con mucha prudencia”.

El ciclismo según dos de los mejores. Barrientos y Dal Secco. Por ahora, todo en un segundo orden.

El gesto

Julián siente que en este momento de la pandemia, en donde la sociedad está atravesada por el miedo y la incertidumbre, es necesario dar una mano para los que más lo necesitan. En este caso, los abuelos.

El chico se puso a total disposición para aquellas personas adultas mayores que no tengan los medios para hacer compras, pagar impuestos o realizar trámites. “En este momento todos tenemos que ayudar al otro. Cualquier abuelo o abuela que esté sola, o alguna persona que sienta que no puede hacer algún trámite, puede contactarse conmigo que con todo gusto lo haré”.
El número celular de Julián es 2954582286 o bien lo pueden encontrar por Facebook.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20