Estaba institucionalizado en el IPESA, pero fue entregado a su padres. “La legislación dice que si se demuestra que se le puede dar contención, el chico tiene que ser entregado a sus progenitores”, confió a El Diario una fuente policial. Rojas Pedraza sigue preso.