“Lo más duro es la deuda pública que les dejan a los argentinos”

“Un reflejo de ello es la venta de esa leche que no es leche o del queso que ya viene rallado, que es un producto en base a, pero que no es queso rallado. Estamos llegando a niveles muy peligrosos en lo que hace a la salud y la alimentación”, afirmó el ministro de Hacienda provincial Ernesto Franco.

El ministro de Hacienda y Finanzas de La Pampa, Ernesto Franco, advirtió que el próximo gobierno “no tendrá mucho margen de maniobra y deberá sentarse con el FMI” a renegociar los vencimientos de deuda. Criticó al presidente Mauricio Macri por el “mal manejo” de la inflación y aseguró que “lo más duro es la deuda pública que les dejan a los argentinos. Hay un crecimiento espectacular de la deuda pública que deberá enfrentar cualquier gobierno que asuma limitando así su accionar”.

“Estoy muy sorprendido con los indicadores. El Gobierno Nacional juega a prueba y error y no parecen científicas las directrices con respecto al manejo de la economía. Está resultando muy mal para todos los argentinos y realmente estamos todos muy preocupados”, reconoció Franco.

Consultado en radio Contacto sobre la situación del Gobierno pampeano, dijo que “hoy nos impacta la baja de recaudación y el aumento del gasto estructural como lo es el caso de los empleados. A su vez, el gran problema que tenemos es que muchos de los gastos nacionales que se han recortado en la provincia necesariamente hay que cubrirlos. Por ejemplo, muchos programas nacionales de educación, salud y los relacionados a temas sociales. A ello se suma que la crisis en el sector privado lleva a que haya más gente en el sector público de salud en lugar del privado. Esto significa mayor erogación por lo que debemos ser cuidadosos con el manejo de las finanzas. La Pampa siempre ha manejado bien las finanzas y el Estado ha estado siempre presente”.

El ministro dijo que el índice de inflación de marzo hizo que se active la cláusula gatillo del salario acordado con los gremios estatales. “Cuando en paritaria se acordó se pensaba que el índice llegaría a menos del 10% en el trimestre, pero los cálculos han sorprendido hasta al más pesimista”, dijo. En la región pampeana la inflación del primer trimestre marcó el 11,4%, por lo que los estatales recibieron ese aumento.

Deuda

Franco se refirió a las consecuencias que tiene sobre la economía del país la inflación y las altas tasas de interés. “Desde la lógica económica se manejan con un margen de tasas muy pequeñas. Si se leen estudios monetaristas a nivel internacional hablan de una variación del 3.25 al 3.75%. La variación está muy lejos de la variación de tasas que se ve en Argentina. Esto genera un juego financiero en la gente que tiene capacidad de ahorro que no lo pone en el consumo y dilata las compras. Así se para la actividad económica”, explicó.

Agregó que “Macri en campaña decía que el no poder manejar la inflación era un fiel reflejo de un mal manejo del gobierno. Hoy les toca a ellos, pero lo más duro es la deuda pública que les dejan a los argentinos. Hay un crecimiento espectacular de la deuda pública que deberá enfrentar cualquier gobierno que asuma limitando así su accionar”.

“El gobierno que venga no tendrá mucho margen de maniobra, deberá sentarse con el FMI. No hay alternativa, todos criticamos al FMI, pero se llegó. El gobierno anterior se liberó del Fondo, pero este gobierno cuando nadie le prestaba tuvo que sacar del Fondo. Al Fondo se lo podrá criticar, pero los argentinos lo llamamos y hoy no hay otra alternativa que volver a renegociar y saber plantearle que Argentina necesitará la reactivación porque la receta clásica es llegar al déficit 0, pero no se está dando la reactivación”, afirmó.

“Leche que no es leche”

El ministro advirtió por las consecuencias del “ajuste” de la economía que ejecuta el gobierno de Macri. “Mientras más se aplique, el apriete será cada vez peor”, aseguró. “Un reflejo de ello es la venta de esa leche que no es leche o del queso que ya viene rallado, que es un producto en base a, pero que no es queso rallado. Estamos llegando a niveles muy peligrosos en lo que hace a la salud y la alimentación”, afirmó.

“Gracias a Dios en la provincia de La Pampa en lo social, comparado con otras provincias, estamos funcionando. Lo mismo sucede en lo educativo”, completó.

Temas en esta nota: