“Esa elite no merece esos pedestales”

Marcelo Valko llegará este viernes a Santa Rosa para presentar “Pedestales y prontuarios, arte y discriminación desde la conquista hasta nuestros días”.

La actividad se realizará a partir de las 20 horas, en la Asociación Pampeana de Escritores (Víctor Lordi 73).

“En verdad, nunca presento un libro. Ya tengo trece libros y nunca los presento. Lo que hago es presentar el tema del libro, porque en general la gente no lee o no tiene dinero para comprarlos, y a mí, lo que me interesa es difundir el tema. Entonces, ‘Pedestales y prontuarios...’ trata de que hay ‘próceres’ que tienen altos pedestales y en realidad merecen prontuario. Nosotros mostramos esto en base a imágenes. Algunas de ellas pertenecen a vitrales, otras, a estatuas... la hipótesis del libro es que nada es más peligroso que una estatua en su aparente inmovilidad; porque la estatua está ahí, inmóvil, parece que no hace nada, que es inofensiva pero la estatua derrama sentido, significación, naturaliza un estado de cosas que acostumbra, domestica. Y en esa domesticación impone la dialéctica del amo”, cuenta el psicólogo, escritor, investigador, historiador y miembro efectivo del Núcleo de Producción de Conocimiento Psicología y Pueblos Indígenas de América Universidad de Sao Paulo e ULAPSI, entre otros títulos.

El libro, que contiene el análisis de unas 60 imágenes atravesadas por esta mirada, fue editado por Continente e impreso y encuadernado en talleres recuperados por trabajadores gráficos.

“Esto me satisface mucho porque en momentos como este, de honda crisis económica, de tanto desempleo y retracción económica, los trabajadores demuestran que esas empresas son rentables y que producen”, celebra Valko.

Se trata del libro “didáctico”, surgido en las clases que se brindan en las universidades, donde se desempeña como docente. “Es un libro práctico para dar clases, porque el docente puede segmentar y usar diez casos. Tiene ese sentido y ese objetivo”.

- ¿Qué rol juega el arte en esta dialéctica que se impone?
- El arte no es inocuo ni es inocente. Tiene un sentido, una significación, una búsqueda, un propósito. Incluso cuando hablan del “arte por el arte”, también es un propósito. Pero acá hay una muy clara intencionalidad porque esto tiene que ver con la asimetría social.
El arte no es inocente. La coartada del arte, de la belleza, es una de las mejores coartadas que vos podés poner; porque vos mirás y decís “qué hermosos”, y no percibís lo que estás viendo. Por algo dicen “míra, míra y tú verás”, porque a veces uno mira y no ve nada. Acá, develamos, sacamos el velo de todo eso que tenemos enfrente. Si vos querés esconder algo para domesticar, no hay nada mejor que hacerlo delante de todos; que todos lo vean pero nadie lo perciba.


- En las redes sociales, cuando anunciás que vas a estar presentando tu libro usás la frase “lento pero viene”...
- La idea del libro, ese “lento pero viene” -que es una frase de Benedetti- y que subyace en casi todos mis textos, es que vamos avanzando. Una editorial no va a sacar un libro para perder plata; el INCAA no va a financiar un documental sino lo va a ver nadie. Hay un interés y eso es lo que nos pone contentos. Mis textos nunca salieron en Clarín, La Nación o Ñ, porque hay cosas que les resultan más inconvenientes, como en este caso; porque hay gente que está con el país del status quo, del cambio para que nada cambie. Así son las reglas del juego. Las conozco y las acepto.
Sin embargo, progresivamente se va avanzando, con textos, documentales. Incluso hemos hecho libros para chicos como la colección de Sudestada: Pachamama, Descubrí Miento, Bayer para chicos, Belgrano, Pocho Leprati, que son para chicos de 6 hasta 99 años.
En general hay cada vez más interés y todos estos viajes que hago con los libros sirven para testear la temperatura del país, de tanta gente que quiere otra cosa, que quiere un país diferente, fraterno y no del versito. El país de mayo, el país que fue traicionado por todos estos que se maquillaron de mayo, se vistieron de patria y dijeron “yo soy la patria”.

Bayer Valko desmonumentando

- En ese sentido, ¿qué pensás de las reivindicaciones a la Conquista del Desierto o al general Roca que hemos vuelto a escuchar por parte de funcionarios de este Gobierno?
- Es lógico. Hay varios de los apellidos del staff que pertenecen a esa elite que fue beneficiada con esa acumulación originaria de capital, con ese reparto de tierras fantástico de 41 millones de hectáreas.
Es lógico que reivindiquen a sus benefactores. Eso es parte del juego. No asombra porque es natural que ellos reivindiquen al sector que los benefició. El tema es que en más de treinta y pico de localidades se cambió la calle Roca, porque cada vez es más difícil defender al general. Y estas reivindicaciones de este Gobierno, a mí me parece que son como estertores del que agoniza, que tiene ese momento en el que parece que se va a levantar pero termina en el colapso.
El general Roca, por mencionar a uno de la generación del 80’, está herido de muerte. Así como antes hacíamos en el colegio las cáscaras de nuez con los escarbadientes que atravesaban los mares tempestuosos... ahora es muy difícil encontrar un lugar donde el 12 de octubre se celebre de este modo.

Ya no tiene esos ribetes de alegría. Cambió. Y con el general Roca está sucediendo lo mismo. Cada vez son más los lugares, los institutos docentes que comienzan a tener no solo los libros de Valko, en donde se muestra el espanto, el reparto de niños, la introducción de una neoesclavitud con esa famosa generación del 80’. El reparto de niños y niñas está documentado por los salesianos. No es que lo dice Valko. Hay documentos espantosos sobre ese reparto. Son documentos desgarradores. Roca trae a Buenos Aires a 19.000 niños y niñas. Quiere demostrar poder. Eso lo tenemos en “Pedagogía de la Desmemoria” y “Cazadores de Poder”, que cuentan con documentos que en su momento me abrió Jorge Bergoglio en el 2008 y 2009. Es decir, son documentos del Arzobispado, en los que todos estos actores quedan como lo que son: neoesclavistas. Encima, ni siquiera hicieron el despegue económico que tuvo Nueva Zelanda o Australia. No, nosotros seguimos haciendo lo mismo. Seguimos dependiendo de ese destino agropecuario. No nos industrializamos y dependiendo siempre del precio de algunos de nuestros cultivos.

Esa generación no tuvo ni siquiera esa visión de la burguesía norteamericana o australiana, de hacer un despegue y no solo quedarse con la ventaja natural económica. Se quedó ahí estancada porque a ellos les alcanzó con eso. Y la famosa teoría del derrame, que si los que están arriba están muy bien y va a derramar, no sucede. Lo que derrama el que está arriba es miseria y lo estamos comprobando.

Es un grupo de poder económico al que siempre le anduvo bien lo que estaba haciendo y no quiere cambiar. Y nosotros seguimos atados a esa historia oficial que se dedica a endiosar a ese grupo. Eso es falso y nocivo para el país. Esa elite no merece esos pedestales. Por eso hablamos de los prontuarios. Y si tienen la oportunidad de ver el libro, van a ver que esto excede a Roca. Toda esta estatuaria, las señaléticas de las calles son mojones de geografía sagrada que desperdigó esa elite, como si fueran vigilantes, como si fueran custodios del status quo, del poder, para que nada cambie.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20