Piden la reincorporación del joven que se encadenó en el ISS

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) sostuvo que “es un tema de salud y humano”. Jonathan Alexis Reinhartt pidió que se reconsidere la cesantía y un tratamiento a su adicción.




El secretario general de ATE, Ricardo Araujo, pidió este jueves que se de marcha atrás con la cesantía en el Instituto de Seguridad Social de Jonathan Alexis Reinhartt, el joven que se encadenó frente al edificio del organismo haces dos semanas y pidió otra oportunidad para poder tratar su adicción y sostener a su familia, su esposa y un hijo de tres años. “Hacemos un llamado a que se revea una cesantía que es injusta”, dijo.

“Hubo un error. Es un tema humano y de salud”, advirtió el gremialista durante una conferencia de prensa en la sede de ATE, junto a Reinhartt y sus familiares. Araujo ofreció a la entidad gremial como intermediario para una negociación con las autoridades que tomaron la decisión de la cesantía. El joven fue despedido luego de reiteradas faltas e incumplimientos y a partir de una sugerencia de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

Después de encadenarse frente al ISS, Reinhartt consiguió el patrocinio de un abogado y presentó un recurso de alzada, la última instancia administrativa, para intentar revertir el despido.

“Se ha cometido un error importante. Se tomó el tema desde el punto de vista legal y administrativo y no se vio el trasfondo humano y el problema social que hay detrás. Deben rever esta situación”, sostuvo Araujo.

El gremialista asumió que la organización también se “equivocó” en una primera instancia al no darse cuenta de que se escondía “una injusticia” detrás de la formalidad de un expediente que no tomó en cuenta la enfermedad que sufre el empleado público despedido. “Podemos participar de una negociación. Estamos disponibles”, instó a las autoridades del ISS a abrir una negociación.

Araujo aseguró que en la propia FIA hay antecedentes de cesantías que se revirtieron a partir de comprobar que los agentes sancionados padecían enfermedades previas que no se tuvieron en cuenta en la vía administrativa. “No puede no contemplarse un problema de salud”, insistió.

“Si a Jonathan lo dejan sin trabajo, lo condenan para siempre. Con este antecedente, no va volver a poder trabajar en ningún lado”, alertó.

“Lo que necesita es una atención médica. El compañero está dispuesto, pone su voluntad. Hay que dejar las faltas e incumplimientos como un tema secundario hasta tanto se atienda su problema de salud”, estimó.

“Después de la respuesta al recurso veremos si vamos a la justicia o qué hacemos. Es un trabajador que tiene un problema de salud y queremos que lo analicen desde ese punto de vista. Hay otros casos, este tuvo una exposición pública alta porque él hizo un acto casi heroico”, finalizó.

Por su parte, Reihartt dijo que la repercusión de su protesta fue “algo muy fuerte” y valoró que “gracias a eso pude presentar el recurso de alzada, algo que no conocía, y ahora estoy esperando una respuesta”.

“Mis compañeros, la sociedad, mi familia, me dieron fuerza. No sabía que tenía tanto apoyo. No fui una persona tan mala”, dijo.

Reinhartt comenzó a trabajar en el ISS el 23 de abril de 2012 y a partir de septiembre de ese año incurrió en incumplimento de horarios, abandono de tareas e inasistencias injustificadas. Recibió apercibimientos y suspensiones hasta llegar al despido. Las autoridades del ISS, ante la protesta pública, adujeron que desconocía la enfermedad que padecía porque él nunca la comunicó.

Temas en esta nota: