Nueve procesados por tráfico de drogas

Fueron detenidos en diciembre por la Policía de La Pampa, durante el operativo "Navidad sin pino". El juez federal subrogante, Pablo Larriera, tomó la decisión este viernes y además pidió la captura del supuesto proveedor.

Nueve personas, todas oriundas de Santa Rosa, fueron procesadas este viernes por el juez federal de Santa Rosa, Pablo Larriera, por tráfico de estupefacientes. Se trata de los detenidos a principio de diciembre en un operativo que la Policía de La Pampa denominó "Navidad sin pino".

Los acusados son Gustavo Rubén Pil (35 años), Manuel Alejandro Gil (32) -estos serían los "cabecillas" de la banda-, Orlando Javier Cejas (49), María Silvia Sphon (48), Guillermo Oscar Fernández (50), Yésica Paola Ocampo (34), Natalia Soledad Cornejo (29), Matías Gabriel Schulmaister (30) y Nelson Matías Acosta (37).

En la investigación, Pil y Gil están sindicadoscomo los presuntos cabecillas de la banda. Cejas era el conductor del VW Gol donde se secuestró buena parte de la droga y habría oficiado como una especie de "mulo", aunque la resolución del juez le achaca una responsabilidad importante en la organización. Sphon y Fernández son los suegros de Pil. Ocampo es la mujer de este último. Cornejo es la mujer de Gil. Schulmaister y Acosta son "colaboradores" que supuestamente "vendían al menudeo" y "guardaban".

droga banda

La investigación que llevó adelante la Policía de La Pampa se inició en el mes de noviembre de 2017. La principal sospecha de los investigadores fue el nivel de vida de sus integrantes: sin trabajo conocido, tenían un Audi A4, dos camionetas Amarok, un VW Vento y dos VW Gol.

En un operativo que se realizó entre las últimas horas del 8 de diciembre y la madrugada del día siguiente, los efectivos incautaron 115 kilogramos y 473 gramos de marihuana en un auto que viajaba por la Ruta 5. También hubo otros allanamientos en la capital pampeana, donde secuestraron cantidades menores de droga. El valor estimado del cargamento superaba los 2 millones de pesos.

Ahora, el juez Larriera los procesó como coautores del delito de tráfico y comercio de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas, en concurso ideal con el delito de transporte de estupefacientes. También embargó ocho autos, camionetas y motos y un terreno: todo habría sido adquirido a partir de la venta de la droga.

También pidió la captura nacional e internacional de un ciudadano paraguayo, al que identificó como la persona que le proveyó la droga a la banda.

Temas en esta nota: