“Se pueden profesionalizar las organizaciones”

“Cualquier proyecto, sea un pequeño comercio, una tienda, un taller de reparaciones o unidad de negocios, puede generar valor a través del planeamiento estratégico”, aseguró el especialista en marketing Claudio Pizzi.

Finalizó el programa de Capacitación en Planificación Estratégica para PyME y Comercios, dictado por docentes de la Licenciatura en Administración con Orientación en Emprendedurismo de la Facultad de Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa.

El taller contó con más de 50 participantes entre comerciantes y dueños de PyME pampeanas. Las capacitaciones gratuitas, y que se realizaron en cuatro encuentros, tuvieron el objetivo de mostrar las ventajas de pensar la organización desde una perspectiva estratégica.

La capacitación fue dictada por el licenciado en Administración de empresas con especialización en marketing (UBA) Claudio Pizzi.
Pizzi contó su experiencia como capacitador local.

- ¿Qué puede destacar de la experiencia con los empresarios y comerciantes de Santa Rosa?
- La experiencia fue muy positiva. A lo largo del taller, se creó un grupo de trabajo que siguió las reuniones con atención. Fue interesante el intercambio de experiencias dado que el grupo estaba integrado por diferentes rubros: productos y servicios. Durante todo el taller observé dedicación y compromiso con los contenidos y respeto mutuo. Esta condición, en un ámbito no académico, se valora y disfruta mucho, y genera una motivación especial para quien está al frente transmitiendo conocimientos. Fue sin lugar a dudas una hermosa y valiosa experiencia para todos.

- ¿Qué percepciones te quedaron sobre la situación de los empresarios y comerciantes sociales en torno a la planificación estratégica ?
- La planificación estratégica es un tema relevante. Existe la creencia que solo puede llevarse a cabo en las grandes organizaciones, así como también la idea acerca del “derecho de pensamiento” sobre estos temas, conferidos originalmente a la “cúpula o dirección” de una empresa. Durante las cuatro jornadas que duró el taller, me propuse demostrar que son las PyME las que más necesitan desarrollar el concepto. Que cualquier proyecto, sea un pequeño comercio, una tienda, un taller de reparaciones o unidad de negocios, puede generar valor a través del planeamiento estratégico. Incluso las organizaciones sin fines de lucro. Mi percepción es la de haber logrado demostrar que es posible, y que no se trata de recursos, sino de propuestas, apertura mental y dedicación.

- ¿Qué considera que fue lo más aprovechable por parte de los comerciantes y empresarios?
- Lo que más hemos aprovechado fueron las prácticas que llevamos adelante en el taller, los intercambios de opiniones sobre los vídeos y trabajos prácticos que les fueron encargados para que revisaran. Los ejercicios y las técnicas que desarrollamos demostraron la aplicación del planeamiento en el día a día de las actividades comerciales. En cada una de las jornadas nos propusimos revisar una serie de temas vitales para el desarrollo de un proyecto, entre las cuales se encuentran: la Visión, Misión, los diferentes tipos de estrategias, posicionamiento, modelo de negocios, ventaja competitiva, autodiagnósticos, matrices de evaluación contextuales como BCG, FODA, PORTER y muchas otras. Estos temas fueron incluidos en el marco de la “Responsabilidad Social Empresaria” y de cómo una organización puede lograr crecer, desarrollarse y mantenerse, cuidando el medio ambiente y logrando valor para la comunidad a la que pertenece.

- ¿Cómo vio la organización de este taller y su impacto en los/as asistentes?
- Gracias al esfuerzo de la Universidad Pública, en este caso de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, conjuntamente con la Cámara de Comercio, hemos podido llevar adelante un taller cuyo contenido sirvió a dos propósitos centrales. El primero, mostrar que se puede “profesionalizar las organizaciones sean del tamaño que sean, persigan o no fines de lucro”. Lo segundo, la toma de conciencia respecto de todo lo que una organización puede hacer para enfrentar una crisis, crecer y desarrollarse de manera sustentable. Estoy convencido que lo hemos logrado.

“Quiero agradecer a todos los que han confiado en mí para llevar adelante esta capacitación, que espero no sea la última. Es muy importante lograr continuidad en este aspecto. Insertar este tipo de jornadas en planes anuales que puedan actualizarse y mantenerse en el tiempo. La repetición de los conceptos y las prácticas son imprescindibles para fijar conocimientos. Hay que seguir dando pasos en este sentido. Como administrador de raza, de vocación, siento que el futuro de las regiones y los países dependerán de la calidad de las organizaciones. Del apoyo que podamos brindar a emprendedores y empresas en marcha, para que puedan generar empleo de calidad y, a través de él, bienestar para la sociedad”, finalizó Pizzi.

Temas en esta nota: