Comerciante evitó estafa de $30.000

La reacción de Celeste Sarán permitió que no estafaran a una vecina piquense. La víctima realizó una consulta por Internet para comprar un auto a una firma de Buenos Aires. Como confió en los argumentos de la firma, sacó un crédito para supuestamente recibir el auto.

General Pico (Agencia) - Una comerciante del barrio El Molino logró frenar el depósito de 30.000 pesos, que una vecina estaba a punto de realizar porque supuestamente había sido beneficiada con el sorteo de un auto 0 km. Las estafas telefónicas y por Internet son cada vez más frecuentes, diversas y en montos que van desde 500 pesos a decenas de miles.

Celeste Sarán tiene una despensa sobre calle 2 en el barrio El Molino, donde también funciona una caja de Rapi Pago. Esta semana evitó que una mujer sea estafada en 30.000 pesos, pero lamentablemente no es la única que fue hasta su comercio con el mismo propósito y depositar dinero a desconocidos con la idea de haber sido beneficiada en un sorteo, descuentos en deudas, futuros pagos por cajero u otras maniobras fraudulentas.

Sobre el último episodio vivido, la comerciante comentó que “la señora vino con 30.000 pesos y quiso hacer un giro. Quería depositarlo a una persona de Buenos Aires”. Y recordó al respecto: “Yo tomo los recaudos, con toda la gente hago lo mismo, le pregunto, cuando es mucho dinero si sabe a quién va a depositarlo, y esta persona no sabía a quién le iba depositar”.

La maniobra se gestó a partir de una consulta sobre un auto, que la víctima realizó por Internet a una firma de Buenos Aires. La víctima creyó los argumentos y sacó un crédito para supuestamente recibir el auto.

Y continuó: “Ahí le empecé a hacer preguntas y no sabía quién era, sabía que era una empresa de Buenos Aires donde depositándole 30.000 pesos le daban un auto. No tenía muchos datos y le dije que lo pensara, que se fuera y pensara antes de hacer la transacción”.

Otros casos

La comerciante lamentó que este tipo de maniobras “están pasando mucho”. Y recordó: “Me pasó con una mujer que hizo un giro también. La habían llamado por un sorteo, había depositado 30.000 pesos, que es una locura, te llaman por teléfono y dicen que tenés que pagar el patentamiento, y es todo mentira”.

Y agregó: “Yo le advertí la primera vez pero la hizo, volvió queriendo hacer una segunda transacción porque no la había hecho a su nombre y le dijeron que tenía que volver a hacerla y que después le devolvían el dinero. Ahí le dije, señora, la están estafando y la mande a Defensa del Consumidor para que se asesorara”.

Celeste Sarán insistió que “hay estafas por montos mucho más chicos, te mandan cartas documentos diciendo que debés a alguna empresa de telefonía celular, y todo el mundo tiene el restito de alguna cuenta o de algo, te dicen que debés 3.000 pesos pero pagando 500 pesos ya tenés saldada la cuenta, y eso es mentira, porque nadie te va a cobrar de menos y además eso no figura en ningún lado”.

La comerciante insistió en que “siempre decimos que antes de pagar, o cuando les manden cartas documentos, o cuando los llamen, que se asesoren antes, así sean 500, 1.000 pesos o lo que fuera. Antes de pagar hay que asesorarse”.

Sarán remarcó finalmente que la mayoría de los casos las víctimas son “gente grande”. “Yo siempre digo que averigüen, que constaten quién es la persona con número de documento, o que llamen a la entidad donde van a hacer el depósito. Siempre hay que tomar recaudos antes de ir a abonar”, concluyó la comerciante.

Temas en esta nota: