Molinos suspenden la entrega de harina y corre riesgo la provisión de pan

El presidente de la Cámara de Panaderos, Eduardo Duscher,  dijo que los molinos no distribuyen harina.  Y que si consiguen alguna bolsa, se las cobran a 1.350 pesos cuando costaba 920.

El presidente de la Cámara de Panaderos, Eduardo Duscher, dijo que “no sabemos cual es el precio del kilo de pan” y aseguró que no consiguen harina porque los molinos suspendieron la distribución. Dijo que el lunes la bolsa de harina que valía 920 pesos se pudo conseguir, en algunos lugares, como “barata”, a 13.50 pesos.

Duscher apuntó que los productores están “especulando” porque quieren vender el trigo de una cosecha récord de ese año a precio “dolarizado”. “Tendríamos que cerrar los negocios para no perder dinero. Tendrían que tomar la decisión política que se entregue harina para el consumo interno”, sugirió en declaraciones a Radiokermés.

El dirigente panadero contó que el lunes la bolsa de harina a la mañana costaba 920 y a la tarde se conseguía “como barata” a 1.350 pesos. Los distribuidores suspendieron las ventas.

“No sé qué pensar ni como tomar esto. Es un producto de primerísima necesidad. Hoy no sabemos a cuánto vender el pan. No sabemos si mañana vamos a poder reponer la harina. Es una situación preocupante”, lamentó.

Duscher contó que “a muchas panaderías las ha encontrado con las harineras casi vacías porque se trabaja al límite de las compras por la caída de venta que hubo durante este tiempo atrás”.
“Estamos pasando un momento muy complicado. Estamos tratando de ver cómo se puede revertir esta situación”, dijo.

Y añadió que mantuvo contactos con la Federación Argentina y la Federación Molinera y “el problema es que los productores están tratando de exportar su mercadería y por eso está a precio dolar. Quieren vender para el consumo interno al mismo precio que para la exportación. Se nos produce un problema grave, está parada la industria panaderil”.

Duscher indicó que si sigue la corrida del dolar “es imposible comer un pedazo de pan y no hablemos de los derivados de la harina que se van a las nubes”.

“Estoy tratando de comunicarme con los panaderos, que hagan lo justo y lo necesario y que tengan cuidado con la venta. No se si van a poder reponer el día de mañana”, confió.

“Si está a 60 dólares, no sé cómo vamos a estar con respecto al final del día con respecto a la harina, es un problema grave no solamente para la industria panadera sino para el consumidor. ¿Quién consume pan? Los sectores de menos recursos. Es muy preocupante”, insistió.

“No puedo decir a cuánto está el kilo de pan. Se vendía a 80 pesos y estábamos pagando una bolsa 920 pesos”, comparó. “No tendríamos que abrir los negocios para no estar perdiendo. Yo lo tomo como una especulación lo que están haciendo los productores con el consumo interno. No hay desabastecimiento, no hay venta. Los Molinos no nos venden”, reveló.

El panadero santarorseño sugirió que "habría que hacer algo para que no falte el pan en la mesa de todos los días. Es un momento critico. Estamos al límite. No se qué es lo que quiera a pasar. Habría que exigir una partida de harina para el consumo interno. Se puede exigir la misma cantidad aunque no este dolarizada, que esté para el consumo interno”.

“Esto pasó a partir de la finalización de las últimas elecciones. Tenemos que ser conscientes de que el gobierno actual tiene que gobernar hasta el 10 de diciembre. Y los que vengan tendrán que ver cómo lo solucionan o convocar a todos los candidatos y ver qué solución le pueden dar al país. Estamos hablando de la gente, de quienes votaron, y necesitamos que el gobierno cumpla con su mandato y que colaboren hasta el 10 de diciembre. Después veremos qué pasa, pero mientras tanto no podemos estar en la situación que estamos ahora que no sabemos cuánto vale un kilo de pan”, dijo.

El comerciante reclamó decisiones políticas para “que no falte el pan en la provincia, hay que buscarle una solución son decisiones políticas y hay que tomarlas, cueste lo que cueste”.

“En un año de récord de cosecha, no está faltando, son especulaciones tontas porque el país tiene que seguir funcionando y seguir trabajando la gente, viviendo y comiendo”, finalizó.

Temas en esta nota: