Los acusados comenzaron a desfilar por el Juzgado Federal de Santa Rosa. Se trata de parteras, enfermeras, administrativos y exintegrantes del Registro Civil que están imputados de integrar una banda dedicada a la apropiación de recién nacidos entre las décadas del ’60 y ’70.