El comandante de los vuelos de la muerte dejó de estar tras las rejas hace cuatro semanas por la aplicación de un artículo del Reglamento Penitenciario local. De acuerdo a ese régimen de inserción, pasa ahora sus días en una parroquia católica. Repudio de organizaciones de derechos humanos.