Treinta años en el arte de la enseñanza

La Escuela de Andrea Santamarina celebra las tres décadas en el Teatro Español.



La Escuela de danzas de Andrea Santamarina prepara sus cierres de año con un amor especial. Es la culminación de un recorrido que comienza en marzo y no se detiene. Como una gran rueda que suma kilómetros, que recorre etapas y que siempre arriba a las estaciones programadas. Como un reloj en el que las agujas marcan horas precisas.

“Son treinta años en el arte de la enseñanza”, dice Andrea, mientras siempre tiene en el recuerdo la figura de su padre, el sostén para que la reconocida docente inicie su camino en los inicios de los 90. Este viernes 20 y este sábado sábado 21, en dos funciones desde las 21:30 horas, el Teatro Español se llenará de niñas bailando. Porque es necesario hacerlo.

“¡Bailemos! La vida es bella” dice el lema.“Cada espectáculo está realizado por diferentes alumnos, a excepción del grupo avanzado que participa de las dos funciones”, le cuenta a El Diario Andrea.

“Cerramos con el festival, 30 años en la enseñanza con la danza, toda mi vida. Ha sido un año muy positivo con mucho trabajo, pudiendo cerrar el año con cinco nuevas futuras profesoras... para mí es todo un logro porque siempre digo que es un acompañamiento y aprendizaje constante, es el término de la carrera, la conclusión”, aporta.

Lucía Cangas recibió el diploma como profesora superior de danza española; Micaela Zabala, Bisa Salazar y María Luján Becutti en profesora en danza clásica, y Ana Araya Saes, el diploma por el profesorado en ambas. “Las cinco llegaron muy preparadas. Han dado una clase final muy buena y me siento muy orgullosa y feliz de que puedan lograr sus objetivos. Son cierres para tantos años de trabajo. La idea de la escuela es formar buenas personas, eso te tiene que dar la danza. Trabajar en equipo, ayudarse, siempre el dar, pensar en el otro...”.

En relación al espectáculo, dijo que un poco será “el transcurrir” de la vida a través de distintas danzas. “Nos vamos a explayar en la danza, porque decimos ‘bailemos, la vida es bella...’. A través de la danza es la ayuda que uno tiene para seguir”.

Las nuevas profes

Lucía Cangas se recibió de clásico en 2018 y en este 2019 de español. “Hace tres años que doy clases en las prácticas. Este año les di a adultos, fue una experiencia nueva, siempre a chicas más chicas que yo. Me tuve que posicionar distinto y fue muy divertido”, cuenta. “En español me gusta mucho más, me siento más cómoda, cuando di el examen me sentí más nerviosa que el de clásico. Disfruté de dar la clase. Estaba nerviosa porque es un cierre, es mi último año de secundaria y el año que viene me voy a estudiar. Espero poder seguir vinculada a la actividad”, explica.

Mica Zabala dice que disfrutó de esta experiencia. “Este año rendí de clásico y veré si en el futuro tengo la posibilidad de hacer español, porque el año que viene tengo la posibilidad de ir a estudiar. Estuve muy nerviosa, pero la disfruté como ninguna otra. Le pude dar mi toque a la clase. El año que viene me gustaría conocer otras danzas y me gustaría volver y bailar, no es algo que quiero dejar”.

En su análisis del año, indicó: “Todas bailamos y a la vez cada una prepara su clase. Lo más lindo fue cumplir este sueño con mis amigas, fue re lindo. Estaba nerviosa porque me tocaba dar la clase por primera vez y ellas apoyaban. Llegar a ese día y que todas nos recibiéramos, fue hermoso”.

Luján destacó que su título de profesorado en danzas clásicas lo recibió en el mes de noviembre. “El año pasado fue la primera vez que di clases. A diferencia del año pasado en este caso estuve más relajada y traté de transmitir todo lo que aprendí. El día del examen estuve nerviosa, pero cuando empecé me relajé. Me sentí en mi campo, en mi zona de confort y disfruté mucho el desarrollo. Estoy contenta con el resultado y con las chicas que acompañaron en todo momento”.

Ana también habla de su experiencia. “El año anterior hice dos en uno, para que me queden los dos profesorados. Cuando llega el momento te sorprendés y decís que debe ser re fácil. Pero es re lindo estar con las nenas, acompañarlas, las tranquilizamos como ‘seño’ y les decimos que nuestro lema es ‘no puedo no existe’”. “La idea de la escuela es que puedan volar, cada una con sus alas”, aporta Andrea Santamarina, quien confesó que el año fue “difícil” y que, espera, comience a revertirse poco a poco.

La docente, además de los 30 años de su escuela, completó su séptimo año en Toay y completó su vigésimo tercer año como directora del cuerpo estable de la Asociación Hispano Argentina Santa Rosa.
Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20