El regreso de Julián Barrientos a casa

El santarroseño correrá en Fitte después de su muy buena temporada en España.


Muy fresco está el recuerdo de la Vuelta a León, donde, dos semanas atrás, vistió la camiseta líder de metas representando al Vigo-Rias Baixas. Muy fresco ese recuerdo para que Julián Barrientos, en su vuelta a casa, tenga tiempo de celebrar con la familia en un año especial.

Está en el gimnasio de Erik Winckelmann, que siempre le hace un lugar porque es un hijo más, y siempre agradece a su familia, compañeros de equipo y novia.

En un alto en el gym, Juli adelanta que se está ante la posibilidad de tener un buen año: “Espero que sea un gran año deportivo para La Pampa, que no haya peleas y que el equipo sirva para incentivar y no generar discordias, y que se formen más equipos, que es lo que necesitamos”.

Julián se despidió por la puerta grande, casi como cargado en hombros, como un diestro que da pases de pecho con el capote y corta oreja en la plaza de toros. “Dejé la puerta abierta para volver, pero todavía no tengo nada”, le cuenta a El Diario el ahora ciclista de Fitte, un club de barrio que decidió apostar por este deporte. “Vamos a dar pelea en las mejores carreras del país”, anticipa el flamante consagrado ganador de la Doble Bragado 2018 por la eliminación de Fernando Antogna, Sebastián Trillini y Román Mastrángelo. “Lo lamento por mis colegas, pero es un orgullo ganar ahí. Yo me preparé para ganar”, dice.

- Cerraste muy bien la temporada en España, donde volviste porque siempre, en algún lado, tu nombre suena. ¿Qué balance hacés en lo personal?
- Un buen balance en lo personal. El primer mes lo tuve para recuperarme de la lesión que sufrí en la Doble Bragado, que fue un desgarro del glúteo mayor. Tuve que recuperarme y entrenar. En España hice dos podios, gané dos carreras, en Vuelta a Zamora estuve muy competitivo y en Vuelta a León también. Llegué a estar muy bien. Siempre se espera un poco más pero el balance es positivo.

- Por el cierre que tuviste, ¿quedó la posibilidad de regresar o eso es algo que definitivamente no forma más parte de tus planes?
- Tengo las puertas abiertas, pero no cerré nada y no quiero cerrar nada aún.

- Volver con muchos km en las piernas y sumarse a un proyecto como el de Barrio Fitte, es ¿motivador? ¿especial?
- Sí, correr con un equipo de La Pampa es especial. Que nos juntemos los mejores corredores de La Pampa es muy importante y vamos a tratar de dar pelea en las mejores carreras del país.

- Dentro de la estructura hay buenas posibilidades de que tanto vos como Mauri Muller, los más jerarquizados, puedan disputar. ¿Te gusta el desafío de ser “jefe” en alguna vuelta por etapas?
- Obvio que me gusta el desafío. Mauri y yo somos corredores de las mismas características, en algún momento se nos va a dar. La ruta nos va a poner a cada uno en el lugar y vamos a morir ciento por ciento el uno por el otro.

- ¿Qué creés que vas a poder aportar dentro de esta estructura?
- Me gusta ayudar a todos, jóvenes o mayores. Siempre se puede aprender algo de todas las personas. De mí pueden aprender algo, más o menos, pero se puede por la experiencia en Europa.

- ¿Cuáles son tus principales objetivos, personales y dentro de Fitte, en la temporada?
- Los principales objetivos los sabe todo el mundo, la Vuelta al 15, el Rally Endurance y la Vuelta al Valle. Tengo las ganas de estar en las tres. Son las carreras que tengo como metas en este final de temporada.

- Hay un gran orgullo que siente mucha gente que te conoce de chico, la familia, tus seres queridos, por el título en la Doble Bragado. Pero lo primero que pusiste en Facebook cuando oficialmente te dieron como vencedor es que lo lamentabas por tus colegas. ¿Qué te llevó a tomar esa reflexión?
- Lo lamenté porque, como puse, son colegas. Todos queremos ganar. En un momento límite se toman decisiones y lo lamenté porque sus familias y sus amigos están sufriendo. Más allá de todo siento lástima y no me gusta andar alardeando demasiado. Obviamente que es un orgullo para mí, estuve disputando y la quería ganar. Este año demostré que se podía ganar, la única etapa que se llegó en fuga fue la que gané yo, y estaba muy fuerte en la crono. Si no hubiese sido por la caída de la sexta etapa hubiese disputado el primer puesto.

Temas en esta nota: