La Fiscalía acusó a Temer por corrupción y asociación ilícita

Mientras el Fiscal General de la República, Rodrigo Janot, acusó formalmente al golpista Michel Temer y al excandidato presidencial Aecio Neves (su cómplice en la destitución de Dilma Rousseff) de actuar conjuntamente para intentar impedir el avance de las investigaciones de la trama de corrupción que conmociona a Brasil, Joesley Batista, dueño de la empresa JBS, confesó que la compañía le paga sobornos a Temer desde 2010.

La situación de Michel Temer se agravó aún más este viernes con la salida a la luz de la grabación de su charla con el empresario Joesley Batista en la que avala el pago de coimas al detenido Eduardo Cunha para que no sume al régimen de delación premiada que desató el Lava Jato, lo que derivó en una grave acusación por parte del fiscal general por corrupción y obstrucción a la justicia.

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, acusó a Temer por corrupción, obstrucción de la justicia y actuar junto con el senador suspendido Aécio Neves a favor de interrumpir el avance de la investigación del Lava Jato.

Según Janot, Neves, "en articulación, entre otros, con el presidente Temer", intentó obstaculizar la operación 'Lava Jato'" a través de "medidas legislativas" y "el control del nombramiento de comisarios de policía" que conducían los procesos. "De esta forma, se ve también la posible práctica del delito de obstrucción a la Justicia", resalta el fiscal.

La acusación forma parte del expediente sobre la delación del dueño del grupo frigorífico JBS, Joesley Batista, que el juez del Supremo Tribunal Federal Edson Fachin aceptó convertir en una investigación formal contra el Presidente.

En su delación -cuya filmación también fue difundida hoy- Batista confesó que le paga sobornos a Temer desde 2010. Según Reuters, en total JBS le habría pagado unos 15 millones de reales (4,6 millones de dólares) al actual presidente.

La documentación indica que Temer le pidió a Batista, dueño del mayor frigorífico del mundo, "sobornos" para sustentar campañas electorales y para funcionarios que respondían por el Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB). Ejecutivos de JBS también relataron pagos de sobornos a Temer y a un diputado a cambio de acabar con el monopolio de la petrolera Petrobras en el abastecimiento de gas natural.

Batista, quien luego de delatar a Temer está viviendo en Nueva York y por orden de la fiscalía grabó a Temer en marzo último, dijo que el actual mandatario le pidió unos 100.000 dólares para financiar campañas en contra de Dilma Rousseff en las redes sociales, durante el proceso de juicio político. "Temer decía que estaba siendo atacado duramente en ambiente virtual", según el documento.

En los audios grabados por Batista a pedido de la fiscal Janot, Temer escuchó que el empresario corrompió fiscales y jueces para evitar ser investigado pero no reportó estos delitos. El Presidente respondió "hay que seguir haciendo eso" cuando Batista dice que le paga mensualmente sobornos para comprar el silencio a Eduardo Cunha, el ex presidente de la Cámara de Diputados preso por corrupción y cerebro del impeachment que destituyó a Dilma.

Temer ha negado cualquier tipo de acto ilícito y el jueves negó enérgicamente que piense en renunciar a su cargo. No obstante, Temer podría ser desalojado del poder si se instaura un proceso penal en su contra, lo cual debería ser avalado por el Parlamento.

Este viernes, el Presidente aseguró a un periodista que "resistirá" en el cargo y que saldrá "de esta crisis más rápido de lo que se piensa". "Nadie llega aquí para pedirme la renuncia. Por el contrario, todos me piden que resista", aseguró.

Temas en esta nota:


Las más vistas