Centro de transferencia: en julio-agosto se recibieron 2500 metros cúbicos de residuos


El centro está ubicado en la intersección de las calles Tita Merello y Utracán. Funciona todos los días de 6:00 a 20:00. Solo se reciben residuos previamente clasificados para una disposición más rápida y sencilla.

En el bimestre julio-agosto se recibieron unos 2500 metros cúbicos de residuos en el Centro de Transferencia de residuos sólidos urbanos que está en el sur de Santa Rosa. Fue como consecuencia de la llegada de 1981 vehículos, lo que implicó el movimiento de 499 contenedores de 5 metros cúbicos al relleno sanitario.
Así lo establece el informe que difundió el municipio sobre el funcionamiento de ese centro. El estudio que hizo público la comuna destaca aspectos positivos de esa tarea y ese lugar.

El informe comunal remarca que hasta hace muy pocos meses, una problemática ambiental de la ciudad de Santa Rosa estaba asociada a la generación de focos clandestinos de disposición informal sobre la vía pública.

Los denominados comúnmente “mini-basurales”, que se encuentran generalmente en la periferia de la ciudad, sobre la transición entre la zona urbana y rural, se reprodujeron por diferentes partes de Santa Rosa, mayormente en la zona sur, la más alejada del relleno sanitario municipal, lugar tradicional destinado al vuelco de residuos no abarcados por el sistema de recolección domiciliaria.

La mayor parte de los residuos arrojados en estos mini-basurales corresponden a restos de poda, electrodomésticos y mobiliario en desuso, neumáticos, escombros y restos de materiales de construcción, y a veces restos de faena de animales, etc.

Estos mini-basurales donde los residuos de todo tipo se depositan sin control, tienen impactos ambientales tales como: olores, contaminación del suelo, agua, presencia de patógenos, abundancia de insectos (ej: Aedes aegypti), roedores, perros callejeros y aves, presencia de productos peligrosos (ej: baterías, restos de lubricantes, etc.), degradación del paisaje, obstrucción de calles y caminos vecinales, proliferación de incendios, etc.

La propaganda comunal destaca que “para dar solución a esta problemática”, la Municipalidad “planificó y desarrolló un centro modelo” de transferencia de Residuos Sólidos Urbanos, en el cual se reciben diariamente toneladas de residuos que son clasificados de acuerdo a su naturaleza y posibles usos.

En el último bimestre (julio-agosto) se recibieron 1981 vehículos, que implicaron el movimiento de 499 contenedores de 5 metros cúbicos al relleno sanitario.
Esto -indica el informe- equivale a 2500 metros cúbicos de residuos que antes iban a parar a las calles de la ciudad, y “hoy son manejados de manera ordenada y con posibilidad de darles nuevos usos”.

Algunos residuos son tratados, como por ejemplo los restos de poda, que son aproximadamente la mitad de los residuos recibidos, y son procesados con máquinas denominadas chipeadoras para generar una especie de aserrín llamado Mulching, usado en jardinería para proteger el suelo y las cazuelas de las plantas.

Otros residuos, como los escombros, se usan para relleno de zonas bajas, y papeles, cartones, plásticos y vidrios son enviados al relleno sanitario para su reutilización. Todo en pos de favorecer la economía circular de este tipo de productos.

En estos últimos meses la cantidad de vehículos que ingresaron al predio aumentó considerablemente: en comparación con el bimestre mayo-junio, hubo 900 ingresos más, lo que significa un incremento del 40%, y a medida que más vecinos sepan de su existencia, este número seguirá creciendo.

Los resultados están a la vista y realmente impactan. Las imágenes de calles y caminos casi cerrados por la cantidad de residuos volcados, sobre todo en el expunto verde, situado sobre las calles Tita Merello y Balbín, que luce completamente limpio, y lo mismo pasa frente al Cementerio Parque, la calle Telén, y otros puntos de la ciudad que antes eran un constante foco de la acumulación de basura.

“Es importante destacar además que ante un diagnostico grave, la implementación de políticas públicas pudo dar una solución concreta a un problema de muchos años”, indicó la gestión de Altolaguirre.

“No solamente la construcción del Centro de Transferencia, el cual funciona todos los días de la semana y es administrado de manera muy ordenada por el EMHSU, explican la mejoría en la limpieza y sanidad de toda esta zona de la ciudad”, interpreta el municipio.

Y destaca que paralelamente, los trabajos periódicos de eliminación de basurales son cada vez menos necesarios, gracias a la toma de conciencia de los vecinos. Por otro lado, la implementación del sistema de fotomulta, para quienes arrojan residuos en lugares no habilitados, forma parte de un paquete de medidas que han resultado muy satisfactorias para mejorar la calidad de vida de los vecinos de esta zona de la ciudad.

El Centro se encuentra ubicado sobre la intersección de las calles Tita Merello y Utracán, frente al Parque Industrial, y funciona todos los días de 6:00 a 20:00.
Solo se reciben residuos previamente clasificados para una disposición más rápida y sencilla, y no está permitido llevar residuos degradables como restos de comida, pañales, residuos patológicos y peligrosos.

Temas en esta nota: