Atacó a una mujer en la calle pero no irá preso

El juez Diego Ambrogetti aprobó un acuerdo de juicio abreviado y el agresor recibió una pena de dos años en suspenso.

El juez de control Diego Ambrogetti condenó a Gabriel Antonio Salas Rorai, de 25 años, por considerarlo autor material y penalmente responsable del delito de “amenazas agravadas por el uso de armas” a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional.

Además le ordenó las siguientes reglas de conducta a cumplir durante el plazo de dos años: fijar domicilio y no ausentarse del mismo o modificarlo sin dar aviso previamente al Juez de Ejecución Penal y al Ministerio Público Fiscal y someterse al ente de políticas socializadoras. También le ordenó la prohibición de acercamiento al domicilio de la damnificada; como así también la restricción de comunicación y contacto con la misma; abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas y realizar un tratamiento psicológico, previo informe que acredite su necesidad y eficacia .

La sentencia fue dictada este viernes en General Pico en el marco de un acuerdo de juicio abreviado solicitada por el fiscal Luciano Rebechi, el defensor oficial Alejandro Caram y el imputado. La damnificada, al ser informada sobre los alcances del acuerdo prestó su conformidad.

Con las pruebas aportadas en el legajo, el juez dio por debidamente acreditado que Salas Rorai, en la madrugada del 30 de diciembre del año 2019, en General Pico, se le acercó por detrás a la damnificada en la vía pública manifestándole que le mostrara sus pechos.

La víctima le pidió que se tranquilizara, aprovechando para darle un empujón y correr hacia Comisaría Primera. La mujer fue seguida por Salas Rorai, tropezando en su carrera la mujer y cayendo al suelo, situación que fue aprovechada por el imputado para alcanzarla y taparle la boca. La golpeó con una patada en las costillas, comenzó luego a forcejear y de la zona de la cintura extrajo un cuchillo, el cual le exhibió y le reiteró el pedido que le había hecho anteriormente, intentando con la otra mano taparle de nuevo la boca. La damnificada logró zafarse y se dirigió a la Comisaria, situación que generó en la víctima un gran temor.

El magistrado agregó en el fallo que “debe tenerse en cuenta que el monto acordado resulta un límite punitivo para el juzgador, que no puede ser franqueado por quien tiene a su cargo resolver la cuestión presentada por las partes, debiéndose en definitiva, respetar lo convenido por las partes, dado que ello es una obligación legal impuesta por el artículo 382 del Código Procesal Penal”.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20