"Actuamos dentro de las normas de la profesión”

El reconocido médico santarroseño habló del caso de la mujer muerta tras una lipoaspiración. Evaluó que su hijo, quien realizó la cirugía estética, tiene un comienzo de carrera “brillante”.

“Hoy en el dolor de la incomprensión y de las injurias mediáticas sabemos que actuamos como siempre dentro de las normas de la profesión y la especialidad”. Así, el presidente del Consejo Médico de La Pampa, Jorge Carlos Jañez, se refirió en las últimas horas el caso de Tamara Gómez, la mujer de 41 años que murió hace poco más de una semana atrás luego de una cirugía plástica mientras permanecía internada en la Clínica Modelo de esta ciudad.

Tras ese fatal desenlace, Jañez y su hijo, Mariano, quedaron en la mira de la Justicia luego de que la familia de la mujer fallecida los denunciara penalmente por supuesta “mala praxis”.

El viernes pasado, el médico forense Graciano Masó realizó la autopsia del cuerpo de Tamara. El fiscal Oscar Cazenave espera contar con los resultados dentro de 15 días y anticipó a El Diario que no habrá informe preliminar. Los informes serán claves para determinar si hubo o no mala praxis.

El fiscal tiene en su poder también la historia clínica que fue secuestrada la semana pasada. Como informó este diario, la mujer se sometió a una lipoaspiración el viernes 6 de julio en la Clínica Modelo. Murió el domingo siguiente alrededor de las 2 de la madrugada como consecuencia de un paro cardíaco.

El médico que la operó, Mariano Jañez, viajó a Buenos Aires y los cuidados quedaron a cargo de su padre, Jorge Carlos Jañez, actual presidente del Consejo Médico de La Pampa.

“Denigración,
demonización”

El reconocido médico santarroseño eligió en las últimas horas las redes sociales para dar su versión de los hechos. Este fin de semana hizo una publicación en la red social Facebook donde evaluó que su hijo -quien realizó la cirugía estética- tiene un comienzo de carrera “brillante”.

“Hermosa y digna profesión y orgullo de médico para desempeñarla. Somos nada más que personas que desarrollan un oficio y un arte sobre personas que se ponen en nuestras manos, que nos entregan su cuerpo en el dolor”, dice el texto publicado por Jañez padre.

“Tratamos, siempre tratamos de aliviar el sufrimiento y, sentimentalmente afianzamos nuestra cercanía con ellas. Cumplimos con los deberes en forma responsable de acuerdo a lo que dice la ciencia y apoyados por la experiencia propia y ajena. Los cuerpos no son arcilla en nuestras manos. Son organismos que responden a los designios de la Biología y aun empleando lo mejor a veces lo hacen caprichosamente”, agrega.

“Esto lo aprendemos en la Escuela de Medicina. No es de factura propia. Hoy en el dolor de la incomprensión y de las injurias mediáticas sabemos que actuamos como siempre dentro de las normas de la profesión y la especialidad”, destaca.

También sostiene: “Solamente un médico sabe el dolor que significa la pérdida de un paciente. El doble dolor por la impotencia propia y por la muerte. Sabemos que no podemos pedir comprensión a quien perdió un ser querido. Si son capaces de comprender, lo harán”.

“Desgraciadamente alguien optó por el peor camino: denigración, demonización, exposición pública, falsedades que afectan mucho más a nuestra familia que a nosotros mismos. Ellos y Dios sabrán por qué lo hacen”, se queja.
“Tenemos el gran Honor y la responsabilidad de ser médicos, la asumimos: uno en el final de una carrera de más de 45 años y el otro en los comienzos que ya se muestran como brillantes y poniendo a la Ética como base y soporte de nuestro ejercicio”, finaliza.

Temas en esta nota: