López Obrador reveló la millonaria inversión de Peña Nieto para asegurarse blindaje mediático

El gobierno de Andres Manuel López Obrador divulgó el listado de los principales periodistas favorecidos con presupuesto de publicidad oficial en el sexenio de Enrique Peña Nieto y desató un escándalo mayúsculo en el periodismo de México.

Según publicó el diario Reforma, fueron 36 los comunicadores más favorecidos que se repartieron la suma de 1.081 millones de pesos mexicanos durante la gestión del anterior presidente del PRI.

El más beneficiado fue el conocido comunicador Joaquín López Doriga, cuyas empresas facturaron 251 millones de pesos a lo largo del sexenio. El dato no sorprende, el periodista fue uno de los grandes impulsores de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012 y durante toda la administración tenía encuentros quincenales a solas con el presidente para comentar el rumbo del país.

La relación con la cúpula del gobierno se enfrió cuando el periodista fue eyectado del horario central de Televisa luego que María Asunción Aramburuzabala, la mujer más rica de México, denunciara que el presentador había intentado extorsionarla, amenzándola con boicotear con denunciar públicas un mega desarrollo inmobiliario en Polanco, en la exclusiva calle Rubén Darío frente a los bosques de Chapultepec.

Otro de los beneficiados fue el polémico Federico Arreola, titular del portal SDP (firma cuyo 50% pertenece a Televisa), quien recibió aproximadamente 300 millones de pesos. A lo largo del sexenio Arreola construyó una relación estrecha con Alejandra Lagunes, encargada de Estrategia Digital de Los Pinos -sede del gobierno mexicano- y una de las personas más cercanas a Peña Nieto.

Lagunes, actualmente senadora, solía decir en reuniones privadas que ella tenía fuerte control sobre el contenido de SDP. El oficialismo del portal permanece inamovible con el cambio de administración: por estos días Arreola exhibe un estilo de fuerte respaldo a la 4T (así llaman en México a la Cuarta Transformación que dice encabezar López Obrador) y cuestiona con dureza a quienes critican al Gobierno. Su inclusión en el listado puso en crisis el híper oficialismo de Arreola que indignado acusó de "parásitos" a los que aconsejaron a López Obrador difundir la lista de dinero que recibían periodistas, que en su mayoría son críticos de su gestión.

Pero acaso la polémica con los columnistas estrellas que quedaron expuestos es apenas la punta del iceberg de un escándalo mayúsculo: La presunta utilización de Lagunes del presupuesto de publicidad oficial para financiar una red de sitios de internet afines, que podría extenderse a franquicias de marcas internacionales como Huffington Post y BuzzFeed, que luego que terminó el sexenio d ePeña Nieto cerraron de un día para el otro sus ediciones mexicanas dejando a decenas de periodistas en la calle y acaso confirmando las presunciones de los que sostenían que eran sitios edificados en torno a la pauta oficial.

Temas en esta nota: