El Nobel de la Paz fue para dos paladines contra la violencia sexual


El prestigioso reconocimiento de la Academia Sueca llega en plena era del movimiento #MeToo y de revalorización de los derechos de la mujer.

Una exesclava del grupo yiadista Daesh y un ginecólogo que atiende a mujeres violadas en la República del Congo fueron los ganadores del Premio Nobel de la Paz 2018, otorgado por la Academia Sueca.

La exesclava Nadia Murad y el médico Denis Mukwege fueron reconocidos en plena era de la lucha contra la violencia sexual contra las mujeres y mientras el movimiento #MeToo se expande alrededor del mundo.

Los cinco miembros del comité noruego decidieron entre entre los 331 candidatos individuales u organizaciones propuestas (entre ellas, Estela de Carloto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo).

El anuncio del premio despertó sorpresa entre los portales de apuestas, que tenían como favoritos a los mandatarios de Corea del Norte y del Sur, Kim Jon Un y Moon Jae-in por el proceso de paz que iniciaron recientemente. Incluso había algunas insólitas fichas puestas a Donald Trump por haber sido parte del comienzo del diálogo.

El año pasado, el premió recayó en la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN).
Temas en esta nota: