La pequeña Maia fue trasladada al hospital Centeno

Después de la recuperación en Santa Rosa, la nena atropellada volvió a General Pico. El siniestro vial ocurrió el pasado 2 de marzo. Durante la semana pasada más de 50 personas se ofrecieron para donarle sangre.

General Pico (Agencia) - A poco más de una semana de ser atropellada por una motocicleta, fue trasladada a General Pico la pequeña Maia, quien salvó milagrosamente su vida tras sufrir graves lesiones. La niña estuvo internada en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital “Dr. Lucio Molas” de Santa Rosa hasta que en la jornada de ayer fue traída nuevamente a la ciudad, donde continuará con la recuperación positiva que tuvo hasta el momento.

El pasado viernes 2 de marzo la pequeña Maia, de tres años, se bajó de la vereda de su casa y fue atropellada en calles 13 y 48 por una motocicleta, la cual conducía una joven que manejaba sin carné y en estado de ebriedad. El siniestro tuvo lugar en el barrio Carlos Berg.

Producto del fuerte golpe la niña sufrió una fisura en el cráneo, una fuerte contusión en un pulmón y otras heridas menores que obligaron a su internación en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital “Gobernador Centeno”.

Debido al delicado estado de salud de la niña, y en busca de una atención más específica, horas más tarde la trasladaron hacia el hospital “Dr. Lucio Molas” de Santa Rosa, donde se la alojó en la Terapia Intensiva Infantil, con asistencia mecánica respiratoria.

En una demostración de gran fortaleza, la menor se recuperó a grandes pasos, para beneplácito de sus familiares y allegados, además de la comunidad en general, que estuvo muy pendiente del caso, algo que quedó demostrado cuando se solicitaron cuatro dadores de sangre y en escasos minutos más de 50 personas se aparecieron en el nosocomio capitalino con la intención de donar.

Ante las mejoras notorias, los médicos del Molas decidieron que estaban dadas las condiciones y por ello autorizaron su traslado nuevamente hacia el hospital de Pico, con la intención de que continúe su recuperación allí, acompañada de todos sus seres queridos.

Hay que recordar que por este hecho está imputada por “lesiones graves culposas” Jesica Farías, quien fue formalizada luego de que se comprobara que no posee carné habilitante para manejar y además al momento del choque tenía 1,01 miligramos de alcohol por litro de sangre, lo cual es más del doble de lo establecido por ley.

Temas en esta nota: