"Negociado inmobiliario": notificación bajo la lupa

Entre los cuestionamientos que plantea Vanesa González para que se declare la nulidad del remate de su terreno en Toay se incluye la falta de notificación formal.

La notificación del remate del terreno en Toay a su propietaria Vanesa González está bajo la lupa. Es que el Código Procesal Penal establece que cuando no se conozca el domicilio de la persona a intimar, hay que publicar edictos puntuales, con características específicas.

Uno de los datos curiosos del caso es que Vanesa González nunca se enteró de que le remataban el terreno. Eso fue consecuencia de una demanda de la Municipalidad de Toay por una deuda de $37 mil en tasas. El terreno se remató en unos $480 mil pesos, aproximadamente la mitad de su valor real.

Vanesa González supo de ese trámite por casualidad, una mañana en que estuvo en la sede comunal toayense, justamente consultando respecto de las tasas de ese predio.

El artículo 137 del Código de Procedimiento Civil y Comercial establece textualmente: “NOTIFICACION POR EDICTOS.- Además de los casos determinados por este Código, procederá la notificación por edictos cuando se trate de personas inciertas o cuyo domicilio se ignorase. En este último caso la parte deberá manifestar bajo juramento que ha realizado sin éxito gestiones tendientes a conocer el domicilio de la persona a quien se deba notificar. Si resultare falsa la afirmación de la parte que dijo ignorar el domicilio, se anulará a su costa todo lo actuado con posterioridad y será condenada a pagar una multa a favor de la otra parte que se fijará de hasta el treinta por ciento (30%) del monto demandado o en los términos del artículo 762”.

En esa situación está puesta parte de las expectativas de Vanesa González, quien hizo un planteo de nulidad ante la jueza Adriana Cuarzo, que fue la que en su momento determinó el remate, tras el impulso de la abogada Valeria Losada (Estudio Ranocchia).

El artículo 138 del Código Procesal señala que “la publicación de los edictos se hará en el Boletín Oficial y en un diario del lugar del último domicilio del citado, si fuere conocido o, en su defecto, del lugar del juicio y se acreditará mediante la agregación al expediente de un ejemplar de aquéllos y del recibo del pago efectuado”.

“Los edictos indicarán bajo pena de nulidad: 1º) Carátula y número del expediente y juzgado y secretaría donde tramite. 2º) Nombre de las partes que no figuren en la carátula. 3º) Transcripción sumaria de la resolución que lo motiva. 4º) Nombre y domicilio de los profesionales intervinientes. El número de publicaciones será el que, en cada caso, determine este Código. La resolución se tendrá por notificada al día siguiente de la ultima publicación”, establece el artículo 139.

El artículo 140 redondea: “La notificación que se hiciere en contravención a lo dispuesto en los artículos anteriores será nula, sin perjuicio de la responsabilidad en que incurriere el funcionario o empleado que la practique. Sin embargo, siempre que en el expediente resultare que la parte ha tenido conocimiento formal de la resolución que la motivó, la notificación surtirá sus efectos desde entonces. El notificador no quedará relevado de su responsabilidad. El pedido de nulidad tramitará por incidente separado”.

Temas en esta nota: