5 años de prisión a un hombre por golpear y abusar a los hijos de su pareja en Pico

La madre de los menores defendía a su concubino y no creía las versiones de sus hijos. Luego de la condena, el juez ordenó la intervención del asesor de Menores. El caso fue investigado por el fiscal Rebechi (foto).

General Pico (Agencia) - En la Sala de Audiencias Nº 1 del Palacio de Tribunales de General Pico, en el mediodía de ayer la jueza Paola Loscertales condenó a un hombre de 38 años, al que encontró culpable del abuso sexual reiterado de una niña y de maltratar físicamente a un niño, ambos hijos de su pareja. La resolución fue posible gracias a la comprometida intervención de la madre de una compañera de escuela de la víctima, de docentes y de una abuela de los menores.

La propia mamá de los chicos siempre descreyó de ellos e intentó salvar a su concubino, por lo que la magistrada ordenó que intervenga el asesor de Menores para salvaguardar la integridad de los damnificados a partir de ahora.

La lectura de sentencia se llevó a cabo ayer a las 12 horas, mientras que el debate por este caso se desarrolló los días 31 de agosto, 1 y 4 de septiembre. La investigación estuvo a cargo del fiscal Luciano Rebechi, mientras que la defensa del imputado la realizó el doctor Ariel García.

Después de una semana analizando los testimonios de testigos, las declaraciones en cámara Gesell de las víctimas, los informes de peritos y demás material probatorio presentado, la jueza Loscertales consideró que los dos hechos por los que se acusó al imputado se encontraban debidamente probados, así como su autoría.

Por un lado, respecto al Legajo Nº 33026, afirmó que “aprovechando el encartado la situación de que A. -madre de la víctima- se encontraba fuera de la vivienda, en su lugar de trabajo, abusó sexualmente de su hijastra en reiteradas oportunidades”. Detalló que “los hechos ocurrieron en la habitación de la menor y en la habitación matrimonial de la vivienda mencionada”.

También dio por probado que, según consta en el Legajo N° 32194, el día 15 de octubre de 2016, aproximadamente en horas de la mañana, en el interior de la vivienda (...), J.D.D.A. agredió a M., hijo de su pareja A.E.M., golpeándolo en el brazo izquierdo con un calzado, mientras lo insultaba. Que a raíz de las agresiones recibidas M. sufrió lesiones de
carácter leves”.

La funcionaria resolvió aplicar una condena “en el entendimiento que el imputado es responsable por la comisión de los delitos de abuso sexual simple doblemente agravado por ser el encartado el encargado de la guarda y por la situación de convivencia preexistente con una menor de 18 años como delito continuado, exhibiciones obscenas agravada por la edad de la víctima (en perjuicio de S.M.) y lesiones leves (en perjuicio de M.I.M.), todo ello en concurso real”.

“En consecuencia, para graduar la sanción a imponer, tengo en consideración la modalidad, características y circunstancias relativas a los hechos que se tienen por probados, los cuales resultan de gravedad”, manifestó y estimó que “resulta equitativo y justo el pedido de pena efectuado por el representante del Ministerio Público Fiscal de cinco años y seis meses de prisión de efectivo cumplimiento”.

Madre negadora

Además, señaló que “en el sobrevenir de la causa y durante el desarrollo del debate se ha percibido que los menores víctimas sufren el descreimiento y por ende la falta de sostén de su madre, dado que la misma es reticente a creer y tiene un claro objeto: el de desvincular al acusado. Por la vulnerabilidad en que se encuentran los mismos voy a dar inmediata intervención al señor Asesor de Menores a los efectos de que instrumente las medidas que considere necesarias para la protección física y psíquica de los hermanos S. y M., quienes viven junto a su madre”.

Por último, “en pos de la protección de estos grupos vulnerables requeriré la intervención de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, delegación Zona Norte, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de La Pampa, a fin de que a través de la repartición pública que considere apropiada lleve a cabo abordaje y seguimiento del caso y brinde la asistencia necesaria y adecuada a S.S.M., M.M., T.A. y A.E.M., debiendo informar a la Oficina de Asistencia a la Víctima del Delito”.

Cabe señalar que los aberrantes hechos tuvieron su punto final gracias a la intervención de varias personas ante el silencio de la propia progenitora.

Por un lado, intervino la mamá de una compañera de escuela de la niña abusada, quien retransmitió a autoridades del colegio lo que la pequeña le contó a su hija respecto a los padecimientos que tenía con su padrastro. Por el otro, es de destacar la intervención permanente de una de las abuelas de los chicos, quien siempre puso su casa como refugio para sus nietos y quien denunció en varias oportunidades los maltratos a los que la pareja de su hija sometía a los menores.

Temas en esta nota: