Amenazó a su padre con un cuchillo y lo condenaron

El juez de Control Alejandro Gilardenghi hizo lugar al pedido de juicio abreviado. El imputado destruyó la luneta trasera del vehículo de su progenitor y, no conforme con ello, le provocó varios cortes, tras amenazarlo de muerte. Recibió una pena de un año de prisión.

General Pico (Agencia) - El juez de Control de Pico Alejandro Gilardenghi condenó ayer a un hombre de 50 años de edad a la pena de un año de prisión, por amenazar de muerte con un cuchillo a su padre. El condenado también dañó el automóvil de su progenitor.

Saragoso Norberto Suárez fue hallado autor material y penalmente responsable de los delitos de “daño simple, amenazas agravadas por el empleo de armas y lesiones leves agravadas por el vínculo”. En el fallo Suárez fue declarado reincidente, por lo que fue condenado a un año de prisión de efectivo cumplimiento.

Con la pruebas aportadas en la causa, quedó demostrado que “el 13 de enero de este año, siendo alrededor de las 23:00 horas, el imputado dañó con una botella de vidrio la luneta trasera, lado izquierdo, del automóvil propiedad de su padre, e inmediatamente después lo agredió con un cuchillo mientras le manifestaba amenazas de muerte”.

La sentencia fue dictada a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por el fiscal sustituto Guillermo Komarofky, el defensor oficial Walter Vaccaro y el imputado, que admitió los hechos. La víctima, al ser informada sobre el acuerdo, prestó su conformidad.

“Las figuras delictivas de daño simple, amenazas agravadas por el empleo de armas y lesiones leves agravadas por el vínculo, en concurso real, resultan correctas o adecuadas para los hechos del caso, dado que el autor en primer lugar provocó la destrucción de la luneta del automóvil de su padre, utilizando una botella de vidrio. Seguidamente, le anunció a su padre un mal futuro, grave, inminente, que dependía de su propia voluntad: que le iba a dar muerte. Al momento de efectuar este anuncio verbal intimidatorio, esgrimía o blandía un arma blanca -cuchillo-, con el que seguidamente lo agredió varias veces, provocándole lesiones leves de escasa entidad, de acuerdo a la constancia médica que obra en la causa”, argumentó Gilardenghi.

El magistrado agregó que “con la decisión acordada por las partes se garantiza una respuesta judicial rápida y efectiva, dado que aún en el hipotético caso de finalizarse el proceso de un modo ordinario, en un eventual juicio oral y público -y no con la salida alternativa que aquí se presentó-, la sentencia que recaería sería -potencialmente- similar o idéntica a la acordada por las partes. Todas estas cuestiones, y razones de celeridad y economía procesal para una solución rápida y definitiva de este conflicto, aconsejan el dictado de la sentencia, en este caso, tal como se ha solicitado por las partes”.

Temas en esta nota: