Japón inicia una nueva era Imperial

 Había sido oficialmente el emperador desde el primer minuto del día, pero el proceso se formalizó al heredar los objetos sagrados que confieren legitimidad al monarca japonés.

Naruhito se convirtió este miércoles en el nuevo emperador de Japón tras la abdicación de su padre, con lo que se abre una nueva era bautizada Reiwa ("Bella armonía").

 
El soberano Akihito concluyó este martes las ceremonias de abdicación tras 30 años de reinado, cediendo en vida el trono del Crisantemo a medianoche del miércoles, hora local, en la primera abdicación en Japón en más de dos siglos, destacó AFP.
 
El país entró así en el año 1 de la nueva era imperial "Reiwa" ("Bella armonía"), después de tres décadas de era Heisei ("logrando la paz").
 
El momento es histórico -se decretaron diez días de vacaciones excepcionales- pero el cambio de soberano se llevó a cabo discretamente, tras las puertas cerradas del palacio.
 
En los alrededores de este sitio protegido del centro de Tokio, donde se reforzó la presencia policial, no se congregó en cambio ninguna multitud para marcar a media noche el advenimiento de Reiwa.
Temas en esta nota: