Condena efectiva por violencia de género

El juez de control de Santa Rosa, Gabriel Lauce Tedin, condenó este jueves a Damián Jorge Luis Schmidt a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, por resultar autor del delito de amenazas simples –encuadrado en los presupuestos de la ley 26.485 de Protección Integral de la Mujer –, le revocó la condicionalidad de una pena anterior y le unificó ambas en una pena única de siete meses de cumplimiento efectivo. El agresor permanece detenido desde el 31 de enero.

En el legajo quedó acreditado que el 28 de enero pasado, a las 21.30, en circunstancias en que una expareja “se hallaba realizando actividad física en cercanías del supermercado Chango Más, situado en avenida Perón”, junto a otra persona, el imputado –un policía de 33 años– llegó en su Fiat Palio gris y le manifestó: “me las vas a pagar, por culpa tuya me hiciste perder el laburo” (sic).

Minutos más tarde, cuando la víctima se dirigía a la Unidad Funcional de Género por la calle Güemes, Schmidt pasó con su vehículo y volvió a decirle “me la vas a pagar hija de puta”, a la par que la insultó.

El 25 de septiembre del año pasado, en otro juicio abreviado, el juez de audiencia, Daniel Sáez Zamora, había condenado a Schmidt a siete meses en suspenso por los delitos de daño simple y amenazas simples, en concurso real en contexto de violencia de género y en el marco de la ley 26.485

En esa ocasión la víctima fue la misma y quedó probado que el acusado había disparado con un rifle de aire comprimido contra un vidrio del departamento de la mujer y le había enviado mensajes, entre ellos uno que decía “Q.e.p.d”. Todo eso, “luego de un sinnúmero de hostigamientos efectuados por el imputado hacia la víctima en forma personal, con presencias y pasadas en su vehículo por el domicilio de ella y en forma telefónica con llamados y mensajes intimidatorios”, según quedó escrito en el fallo.

La sentencia de hoy fue dictada por Tedín luego de que las partes, el fiscal Raúl Miguez, la defensora oficial Paula Arrigone y el propio imputado –que admitió la autoría del hecho–, convinieran solucionar el conflicto a través del procedimiento de juicio abreviado. La ex pareja, al ser notificada del acuerdo, también dio su consentimiento y pidió que se le informe sobre eventuales planteos que se sustancien y que puedan implicar el otorgamiento de la libertad anticipada.

Tedín, en la sentencia, destacó que más allá del reconocimiento realizado por Schmidt de las amenazas, la persona que estaba con la víctima declaró en igual sentido que ella, y ponderó que “no resultó ser  un hecho aislado, sino que  la situación contextual de violencia hacia su expareja es reiterada, tal como surge de la condena previa que recayera sobre el imputado”.

Temas en esta nota: