Liberan al acusado de intentar secuestrar a una nena en Pico

La investigación está a cargo de la fiscala Hernández (foto). El acusado se encontraba bajo prisión preventiva desde el pasado 21 de octubre, bajo sospecha de intentar raptar a una nena de diez años en el barrio Empleados de Comercio.

General Pico (Agencia) - Los Tribunales de esta ciudad fueron sede de una audiencia de reexamen de medida de coerción en el día de ayer tras la cual quedó en libertad el acusado por el supuesto intento de secuestro de una menor de edad ocurrido a finales de octubre en el barrio Empleados de Comercio. Si bien ya no pesará sobre el imputado una prisión preventiva, la Justicia le impuso impedimentos de contacto y acercamiento con la presunta víctima.

Por pedido del defensor oficial Walter Vaccaro, la audiencia se llevó a cabo ayer al mediodía en la Sala Nº 2 del Palacio de Tribunales de la Segunda Circunscripción Judicial. El letrado solicitó la liberación de su pupilo, quien permanecía detenido desde el 21 de octubre, cuando su vehículo fue localizado tras varios días de búsqueda.

La formalización contra el hombre de 51 años, identificado como Jorge Ricardo Fernández Rivarola, trabajador de Salud Pública, se realizó un día después de la detención. En ese momento, por solicitud de la fiscala Ivana Hernández, la jueza de Control Jimena Cardozo le imputó el delito de “tentativa de rapto”, por un hecho que ocurrió el martes 17 de octubre en calles 300 y 107, donde presuntamente tuvo un desagradable intercambio de palabras e instó a una niña de diez años a subirse a su coche. La pequeña se asustó y corrió hasta la vivienda de una familiar, quien dio a conocer lo ocurrido a las autoridades.

En su momento la doctora Cardozo le dictó al imputado la prisión preventiva por el plazo de veinte días. Durante el lapso mencionado estaba prevista la recepción del testimonio de la damnificada en cámara Gesell, además de la realización de una rueda de reconocimiento de personas. No trascendió hasta el momento si las medidas se llevaron o no a cabo y su resultado.

Lo que sí se supo a raíz de la audiencia de ayer es que Fernández Rivarola recuperó su libertad pero se le impusieron de forma sustitutiva medidas de restricción, como la prohibición de acercamiento y comunicación con la menor.

Hay que recordar que el enfermero investigado no cuenta con antecedentes penales pero sí tiene en su haber sumarios administrativos iniciados tras supuestas conductas indebidas en su lugar de trabajo, las cuales están vinculadas a hechos de índole sexual.

Temas en esta nota: