Condenaron a una mujer por estafas a dos adultos mayores

Se trata de una enfermera que confesó haberse aprovechado de la delicada situación de salud que atravesaban las víctimas, a quienes cuidaba, para despojarlos de diferentes bienes materiales. La decisión la tomó el juez de Control Diego Ambrogetti.

General Pico (Agencia) - El juez de Control Diego Ambrogetti condenó en la jornada de ayer a una pena de prisión en suspenso a una mujer que admitió haberse aprovechado de dos adultos mayores, en delicado estado de salud, para apoderarse de sus bienes. Mediante ardides, convenció a la pareja para que firme diversa documentación legal con la que los despojó de su vivienda, automóvil, jubilaciones y ahorro. Además, hurtó varios elementos de los inmuebles, que finalmente fueron recuperados por las autoridades.

La audiencia de lectura de sentencia se llevó a cabo el pasado miércoles, en el Palacio de Tribunales de la Segunda Circunscripción Judicial. En ella, el juez de Control condenó a Mónica Silvia Agüero a una pena de prisión en suspenso, después de aceptar un acuerdo de partes presentado el 3 de octubre por el defensor oficial Guillermo Constantino y el fiscal general Armando Agüero.

La mujer de 44 años, oriunda de Mendoza y residente en General Pico, confesó que mientras cuidaba a una pareja de adultos mayores, dado que es auxiliar de enfermería, se aprovechó de la delicada situación de salud que atravesaban las víctimas para despojarlos de diferentes bienes materiales.

Justamente, los damnificados, a través de la abogada querellante Adriana Mascaró, aceptaron la resolución alternativa y la pena aplicada.

En la parte argumentativa de su fallo, el juez interviniente consideró que “el caso traído a resolución cumple con todos los estándares de razonabilidad, toda vez que el hecho se compadece con el acuerdo y las víctimas han sido debidamente asesoradas a través de su letrada patrocinante y han prestado su conformidad respecto de este modo alternativo de finalización del proceso, como así también del contacto personal mantenido con la acusada Agüero, resulta que acepta sinceramente lo acordado con el representante del Ministerio Público Fiscal, encontrándose en consecuencia probado en este Legajo Nº 31045 que Mónica Silvia Agüero resulta ser la autora de los hechos que se le endilgan”.

Modus operandi

El magistrado agregó que “se encuentra debidamente acreditado” que la imputada “en el período de tiempo comprendido entre los meses de diciembre del año 2015 y agosto del año 2016, en horarios de mañana y tarde, aprovechándose del deteriorado estado de salud mental y físico de los ciudadanos identificados como JCC y su esposa MCL, consiguió que los nombrados, engañados y manipulados por ella mediante maniobras ardidosas tendientes a inducirlos a error sobre su real intención, permitieran (con consentimiento viciado), con la firma de documentación pertinente, que la encartada resultara apoderada de ellos en el cobro de sus respectivos haberes jubilatorios, apropiándose de gran parte de tal dinero, una vez percibido, dándole a las víctimas solo sumas muy escasas”.

Asimismo, con el mismo modus operandi logró que firmaran “actos de disposición, con la firma de documentación pertinente, consistente en la donación a la encausada y consecuente colocación registral a nombre de Agüero del inmueble en el que se emplaza la vivienda de las víctimas, quedando la precitada como nuda propietaria por el ciento por ciento del mismo, mientras que los ancianos mencionados como usufructuarios por el cincuenta por ciento cada uno”.

También los despojó “del vehículo automotor marca Peugeot, modelo 504, el cual, a partir de esa maniobra delictiva, comenzó a ser utilizado por la imputada, quien a tal fin lo retiró de esa morada, donde otrora se hallaba, permaneciendo en poder de la imputada hasta que el rodado le fuera judicialmente secuestrado”.

“A su vez, en el período de tiempo mencionado al inicio, en horarios de mañana y tarde, Agüero sustrajo del interior de la casa de los damnificados antes referenciada -sin violencia en las personas ni fuerza en las cosas- sumas dinerarias varias, documentación de distinta índole, una soldadora y herramientas varias, permaneciendo parte de tales bienes en su poder hasta que le fueran judicialmente secuestrados”, concluyó.

Sin prisión

Manifestó Ambrogetti que “las calificaciones legales acordadas por las partes entiendo que se corresponden con los hechos incriminados. Por ello habré de hacer lugar a las figuras enrostradas y reconocidas por la encartada”.

Finalmente, tras aclarar que el límite máximo del monto punitivo lo establece la Fiscalía, el juez de Control falló condenando a Agüero “como autora material y penalmente responsable de los delitos de circunvención de incapaces -dos hechos-, hurto simple, en concurso real, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional”.

Además, le fijó como reglas de conducta, durante el mismo lapso de tiempo, la obligación de “fijar domicilio y someterse al cuidado de un patronato y abstenerse de tener todo tipo de comunicación y relación con los damnificados”.

Temas en esta nota: