Entre Pocillos: Como peces en el agua

Beto Desuque, el popularísimo vecino santarroseño dialogando en la mañana de ayer con su mozo predilecto en el bar-restaurante de la calle Pellegrini: fútbol, política, asuntos cotidianos, todo en una misma bolsa...

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeenaasss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hooola, Betito querido y del alma. ¿Cómo andás, cómo te trata la vida?

Beto Desuque: - Y acá andamos. Siempre en la pelea. A veces alcanzo el empate sobre la hora.
Mesero: - O con uno menos, como Independiente.

Beto Desuque: - Claro. Y después pierdo por penales. Je. Es una buena metáfora.
Mesero: - Pobre Rojo, eh... la peleó hasta el final.

Beto Desuque: - Ponele. Yo ya veía algún título diciendo que Moyano se llevó la Recopa. Je.
Mesero: - ¿Por qué decís?

Beto Desuque: - Y... si la marcha que hicieron los trabajadores, los gremios, las organizaciones, fue “la marcha de Moyano”, bien podrían haber puesto que lo de Independiente en realidad fue “la final de Moyano”.
Mesero: - Igual no se le dio. Y no mezclés política con fútbol que está todo tan tenso, ahora...

Beto Desuque: - ¿Viste? También el Barba, acá en el pago chico, habrá lamentado la derrota contra el Gremio... viste qué paradoja, ¿no? De un lado Moyano, del otro los del Gremio... je.
Mesero: - Buá.

Beto Desuque: - Bueeeeno... permitime un chiste malo, así de paso me hago el otario con todo lo que están diciendo de Boquita.
Mesero: - Cierto, ¿no? ¡Cuánto pitazo a favor de Boca y en contra de River!

Beto Desuque: - Ponele. Son rachas, también. Yo no me imagino que Macri ande metido en esas cosas. Igual viste que son olas que se generan. Ya lo insultan en todas las canchas por ese tema.
Mesero: - Vos decís que no tiene tiempo de meterse en lo futbolístico...

Beto Desuque: - Y no. Está en otros temas, por ejemplo en jugar al pádel, viste que se lesionó la columna jugando...
Mesero: - La recarga de laburo, debe ser.

Beto Desuque: - Ponele.
Mesero: - Che, Beto, yendo a un tema un poco más serio: ¿cómo es eso que Mendoza ofreció por el río Atuel?

Beto Desuque: - Ah... ¿viste vos? Bien lo dijo Schlegel: como una película de ciencia ficción. ¡Mirá que han tenido ocurrencias estos tipos, eh!
Mesero: - Pero esa es muy buena...

Beto Desuque: - A lo mejor vos no te acordás, pero en los viejos tiempos ya se hizo un pacto que sonaba a película... fue un caño por un río, aquella vez. En la gobernación de Marín.
Mesero: - Ah, sí... eso no anduvo muy bien, ¿no?

Beto Desuque: - Y no. Como nos pasa con tantas cosas con los mendocinos... pero bué. Aquella vez La Pampa aceptó, esta vez lo mandamos a Alfredo Cornejo, el gobernador mendocino, a hacerse los pozos en su propio patio. Jeje.
Mesero: - Quiso que mordiéramos el anzuelo, ¿no? Igual, los pampeanos no somos precisamente los más indicados para hacernos los especialmente diestros en el manejo del agua, ¿no?

Beto Desuque: - Y no. Con eso del caño, nomás, ya alcanza para darse cuenta. A lo mejor por eso mismo los mendocinos se fueron a la pesca y nos quieren vender cualquier cosa...
Mesero: - Si vos lo decís...

Beto Desuque: - Si ni podemos hacer que funcionen los acueductos... se rompen, los arreglan, se vuelven a romper...
Mesero: - En esos temas sí que hacemos agua...

Beto Desuque: - ¡Mirá si manejaremos mal las cosas del agua que hasta se nos mueren los peces en la laguna Don Tomás!
Mesero: - Uy, tenés razón...

Beto Desuque: - Se pasó de rosca Leandro.
Mesero: - ¿Cómo?

Beto Desuque: - ¡Y claro! Desagotó tanto la laguna que los peces se quedaron sin oxígeno...
Mesero: - ¿Pero es realmente así?

Beto Desuque: - Y sí. Un poco de eso hay. Hay pescado podrido. Je. La escasez de agua, de oxígeno, el calor... todo conspiró contra los pobres peces. Una barbaridad.
Mesero: - Pero mirá vos... y en ese caso Mendoza no nos ofrece nada, ¿no?

Beto Desuque: - Je. Hacete el vivo. Pero en serio que es otra paradoja, eh... al intendente ambientalista se le mueren los peces. Parece otra película de ciencia ficción.
Mesero: - Hay que filmarla.

Beto Desuque: - Mirá, no sé si son capaces de hacer una película... pero si se los decís a los de la comunicación vernista, del Gobierno Provincial, son capaces de salir a pegar carteles. Porque ahora para cualquier cosa te meten un cartel.
Mesero: - ¿Pero qué van a decir en un cartel?

Beto Desuque: - Y... lo pueden acusar a Altolaguirre de un “icticidio”, por ejemplo...
Mesero: - Ah. Buá.

Beto Desuque: - ¡Y te encargo el aroma que hay ahora en la laguna!
Mesero: - Uy, no quiero ni imaginarme.

Beto Desuque: - Bueno, en realidad no debe ser un olor muy diferente al de otros puntos de Santa Rosa... a lo mejor está cabeza a cabeza con el Butaló.
Mesero: - Ugh.

Beto Desuque: - Pobre la gente que vive ahí. La verdad es que en eso sí que los santarroseños ya parecemos especialistas: líquidos cloacales es nuestra materia. Materia fecal. Casi que entre las cloacas nos manejamos como peces en el agua.
Mesero: - Qué asco, Beto.

Beto Desuque: - Nosotros apenas estamos hablando del tema. Lo estamos verbalizando. Asco de verdad es tenerlo al alcance de la mano y de la nariz todo el tiempo. Una barbaridad.
Mesero: - Pesada herencia.

Beto Desuque: - Ponele. Pero no solo pesada herencia. Ahora también hay responsabilidades... y encima viste lo que pasó...
Mesero: - ¿Qué pasó?

Beto Desuque: - Y... de paso, cañazo, ya que estamos con lo de los pescados... una de las obras más importantes para Santa Rosa, la de la Circunvalación y todo eso... ¡la gana Jubete!
Mesero: - Ah, bué...

Beto Desuque: - Tal cual. Le dijeron de todo, le hicieron la denuncia, lo pusieron como ejemplo del mal empresario. Y ahora tienen que hacer la obra con él. Un caso paradigmático de “el pez por la boca muere”.
Mesero: - ...qué lo tiró...

Beto Desuque: - Y sí. Es lo mismo que estoy pensando: otra paradoja. Como si fuera otra película de ciencia ficción...

Temas en esta nota: