En nueve meses, 70 denuncias por apremios ilegales de la Policía

En marzo la FIA se hizo cargo de los expedientes y ahora difundió las estadísticas oficiales. Se acumulan las denuncias por violencia institucional. El ministro Tierno dejó plantados hace un mes a los diputados que le piden explicaciones.

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas abrió 70 expedientes entre marzo y noviembre de este año para investigar denuncias de apremios ilegales por parte de policías pampeanos. El organismo se hizo cargo este año de los sumarios a los agentes de la fuerza de seguridad que comanda el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno. En ese período, el promedio de denuncias de violencia institucional es casi de 8 por mes. Otro dato revelador de una cruda problemática social: en el mismo período hubo 30 denuncias por violencia de género.   

La FIA difundió el informe estadístico el pasado 14 de diciembre. Se trata de la respuesta oficial al pedido de informe que había presentado a fines del mes pasado el diputado provincial kirchnerista, Eduardo Tindiglia. El legislador puso el foco sobre los excesos policiales en esa fecha, porque una comisión legislativa había convocado al ministro Tierno a una reunión para que brindara explicaciones sobre la política de seguridad y las constantes denuncias por violencia institucional a miembros de la fuerza que comanda.

Sin embargo, Tierno dejó plantado a los diputados y no se lo ha citado nuevamente. El ministro había sido interpelado el año pasado a raíz del asesinato de un cazador de liebres en un camino vecinal de Lonquimay, un caso de gatillo fácil por el cual fue condenado recientemente a de 12 años el policía que hizo los disparos. El funcionario resistió en el cargo.

Los sumarios y los apremios

Según Tindiglia, en marzo de este año Jefatura de Policía tenía 800 sumarios en curso y desde marzo se agregaron 205. “Un policía por cada día hábil es investigado por alguna actuación dentro de su profesión”, alertó. El fiscal de Investigaciones Administrativas, Juan Carlos Carola, se comprometió en ese momento a entregar una estadística “seria” y pidió dos semanas de plazo. Justamente, hace diez días la FIA difundió los cómputos generadas por la Dirección General de Sumarios Especiales, que ratificaron la la preocupación por los excesos cometidos por la policía.

Entre marzo y el 30 de noviembre de este año, el organismo inició 183 sumarios a agentes policiales. Esos expedientes se abrieron, en 82 casos, a instancia de la Jefatura de Policía; 56 por denuncias recibidas directamente en la FIA; 26 iniciados por terceros; y 19 se abrieron de oficio, a partir de publicaciones en los medios.

Si a los expedientes se los discrimina por el objeto de investigación, aparece que en 70 denuncias los uniformados están involucrados en casos de violencia institucional. Ese rótulo refiere a hechos que habitualmente se denominan “apremios ilegales”, una figura jurídica del Código Penal Argentino que alude al funcionario público que, haciendo abuso de sus funciones o autoridad, o sin cumplir con las formalidades indicadas por la ley, priva a alguien de su libertad personal o aplica cualquier tipo de vejamen y tormentos.

Ademas, sobre el total, hay 68 expedientes por incumplimientos de los deberes de funcionario público; 30 por violencia de género; 8 por actuaciones con menores; y 7 por violencia laboral.

 

Los sumarios policiales en la FIA 
Violencia institucional 70
Incumplimiento de deberes 68
Violencia de género 30
Menores 8
Violencia laboral 7

 

El informe de la Dirección de Sumarios, en cuanto al estado de los trámites, informó que 2 tienen resolución; 5 ya tienen dictamen; 29 con informaciones sumarias suspendidas; 76 con información sumaria en trámite; 5 sumarios suspendidos; 29 sumarios en trámite; 3 con actuaciones prevencionales; 17 reservados; y 17 archivados.

La estadística oficial precisa que del total, 74 expedientes no provocaron una causa penal, mientras que 108 están a su vez judicializados. De estos últimos, 6 ya tuvieron sentencia (incluye juicios abreviados), 11 están en trámite, 52 en investigación preliminar, y 39 fueron archivadas.

En cuanto a las dependencias y comisarías involucradas, en Santa Rosa y Toay, hay 20 expedientes a agentes de la Seccional Primera; 18 de la Tercera; 17 de la Segunda; 15 de la Brigada de Investigaciones; 10 de la Sexta; 6 de la Quinta; 3 de la Séptima; 3 de Accidentología; 3 del CECOM de la Unidad Reginal I; 3 de la Alcaidía de Santa Rosa; y 2 de la Cuarta.

En el interior, de las comisarías de Pico hay 13 expedientes; 5 de General Acha; 4 de Guatrché; 4 de 25 de Mayo; 3 de Larroudé; y el restro de otras dependecias de los pueblos.

Un antecedente de la propia fuerza

El fiscal Carola también dio a conocer que entre diciembre de 2015 y marzo de este año, la Jefatura de Policía informó que inició 302 sumarios por faltas al régimen disciplinar de la fuerza. Ese es el último antecedente de los sumarios a policías antes de que cambiaran de manos.

Sin embargo, no se puede establecer una comparación real, ya que los datos suministrados por las autoridades policiales no discriminan la cantidad de expedientes por apremios ilegales. En cambio, se informa que 106 expedientes se refieren a incumplimientos laborales; en 52 hubo imputaciones penales contra el personal policial; 68 tratan de faltas que derivaron en una presentación penal; 69 por incumplimientos al régimen policial; y 7 por faltas.

Carola había estimado a principio de diciembre que la cantidad de sumarios que hacia la Policía “parecían demasiados en función de la cantidad de miembros de la fuerza”. Pero aclaró que algunos “eran por cuestiones menores, llegar tarde a una consigna o no saludar a un superior, no eran solamente de situaciones de violencia institucional, también de cosas muy sencillas”.

Temas en esta nota: