"Fernández Mendía no respetó el principio de igualdad”

En un expediente, el STJ le negó una cautelar a los Ortiz por el caso de La Recova pero se la otorgó a Santiago Corredera con argumentos “contradictorios”.

Los hermanos Ortiz recusarán al juez del STJ, Eduardo Fernández Mendía, “porque faltó al principio de igualdad”. Es porque les negaron una medida cautelar en un expediente, pero se la otorgaron a la otra parte, a Santiago Corredera, “contradiciendo” los argumentos de la primera denegatoria, según sostuvo Liliana Ortiz.

La mujer además señaló que “Fernández Mendía es amigo del juez Jorge Cañón, se puede ver en las redes sociales. Y este juez (Cañón) se apartó por amistad íntima con Santiago Corredera”.

La controversia surgió en el caso de la propiedad de La Recova, la esquina de Avellaneda e Yrigoyen, cuyo 50% quedó en manos de los hermanos Ortiz cuando se anuló un boleto de compraventa en favor de Antonio Corredera. Este era administrador de la sucesión Camarero y no podía comprar esa propiedad. Un fallo de la jueza María del Carmen García anuló esa escritura (Nº 412 del año 1989) y esa propiedad volvió a manos de Ángel Ortiz Cereceda.

El malestar de los hermanos Ortiz es porque la Sala C les negó una cautelar, para suspender un acto administrativo que llegó al STJ. Al denegar la cautelar, Fernández Mendía -autor del voto- dijo que “la remisión del artículo 71 del Código de Procedimiento Contencioso Administrativo al Código Procesal Civil y Comercial no le asigna competencia a este STJ para entender en estas medidas, puesto que dicha remisión solo se aplica siempre que no se desvirtúen o contradigan las disposiciones del código contencioso administrativo. En este sentido surge de los art. 62 y 63 las disposiciones del CPCA sobre medidas cautelares que tienen naturaleza taxativa, dado que solo prevén la suspensión del acto administrativo como medida precautelar o como objeto substancial de la acción promovida, por lo que no corresponde la aplicación de medidas cautelares de la norma procesal civil”.

Y agregó: “Además este Tribunal solo posee competencia originaria y exclusiva por la Constitución Provincial y el Código de Procedimientos Contencioso Administrativo”.

Con la cautelar otorgada se autorizó la anotación de litis en el Registro de la Propiedad, un trámite que advierte que la propiedad está en una controversia judicial.

“El señor Santiago Corredera pidió una medida cautelar y el juez Fernández Mendía se la autorizó”, dijo Liliana Ortiz. “No nos avisaron, nos enteramos por el informe de dominio”, apuntó.

“Hemos pedido la revocatoria, porque nosotros (herederos de Ortiz) pedimos una cautelar y nos contestó que ‘ni la Constitución de la Provincia ni el Código Procesal Contencioso Administrativo permite otorgar medidas cautelares’. Al condómino Santiago Corredera sí se la otorgó”, insistió.

“La anotación de litis tiene un efecto nulo, solo informa a los terceros que existe un juicio sobre el inmueble”, apuntó Ortiz. “Hay doble vara. A unos sí, a otros no. Nos preguntamos si hay amiguismo frente al mismo pedido”, afirmó.

Ortiz subrayó que “el nuevo Código (Civil) habla de la publicidad ‘extra registral’ que en este caso es contundente por ser el tema más público y notorio del medio hace 18 años”.

“Se ve afectado el principio de igualdad, es injusto y una decisión manifiestamente contradictoria”, apuntó.

“Nos sentimos perplejos al ver fotos en Facebook donde el juez Fernández Mendía, de vacaciones en Italia con el juez de Cámara Jorge Cañón, que fue recusado y se apartó por íntima amistad con Santiago Corredera en el Expediente 28384”, completó Ortiz.

Temas en esta nota: