Investigan otro homicidio policial por la espalda

Fabián Exequiel Enrique (17 años) apareció muerto con dos tiros en la espalda y uno en una pierna en la entrada de la villa Los Eucaliptos, en Quilmes Oeste. Parecía un hecho misterioso hasta que empezaron a surgir testimonios sobre lo que habría ocurrido: el adolescente habría intentado arrebatarle el celular a un policía del Grupo Halcón en una esquina y el oficial habría respondido a los balazos. Ahora se investiga si se trató de un caso de "gatillo fácil" o una simple defensa, ya que el joven estaba desarmado.

Así lo informa el diario del Grupo Clarín. Todo empezó el martes alrededor de las 7.30, en la esquina de la avenida La Plata y la calle Jujuy, en las inmediaciones de la villa. Familiares del adolescente aseguraron que alguien le había disparado porque sí desde un Volkswagen Polo azul.

Pero la secuencia recién se pudo reconstruir al día siguiente, cuando el policía de élite de la Bonaerense concurrió con su jefe a la comisaría 3° de Quilmes para informar lo sucedido.

En su presentación, el policía aseguró que en el momento del robo vestía su uniforme porque se dirigía a hacer horas adicionales y que se encontraba detenido en un semáforo sobre la avenida La Plata, en su Volkswagen Polo azul, cuando fue sorprendido por dos jóvenes.

Dijo que intentaron sacarle el teléfono celular, por lo que abrió la puerta de su vehículo, se bajó y comenzó a dispararles. Tiró al menos cinco balazos, según las pericias.

El policía no mencionó haber herido a alguno de ellos y sólo indicó que ambos escaparon corriendo. Recordó que enseguida él volvió a su auto y abandonó el lugar.

Sin embargo, para los investigadores su relato deja muchas dudas, en principio, porque no entienden por qué tardó tanto en hacer la denuncia, señala Clarín.

"Se fue a la casa sin hacer ninguna denuncia. Recién al otro día le contó a su superior, con quien luego se presentó en la comisaría. Lo raro es que es un integrante del Grupo Halcón:tenía que saber que si había disparado de esa manera, había matado", plantearon algunos de los investigadores.

Poco después de los disparos, los vecinos del lugar llamaron al 911. Fue cuando encontraron a Fabián Enrique tirado en el cruce de Madame Curie y La Rioja, dentro de la villa.

A la zona acudieron agentes de la comisaría 3°, funcionarios judiciales y miembros del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), quienes debieron contener a familiares y vecinos del adolescente muerto.

La investigación quedó en manos de la fiscal Karina Gallo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Quilmes, quien dispuso el secuestro del arma reglamentaria del policía y caratuló la causa como “homicidio”.

En tanto, la Auditoría General de Asuntos Internos desafectó al oficial e inició actuaciones administrativas.

Los peritos encontraron cinco vainas de pistola calibre 9 milímetros en el lugar. Este es otro de los datos que llamó la atención de los investigadores porque los casquillos se encontraban en un montículo de basura en la calle; esto indicaría que, como sostienen en la zona, el policía habría perseguido a los tiros a los ladrones y que no habría disparado desde el auto.

Para esclarecer esto, la jueza aguarda las grabaciones de una de las cámaras de seguridad que se encuentran sobre la avenida La Plata, a una cuadra del lugar. Más cerca no hay ninguna.

Temas en esta nota: