Echaron a los cuatro trabajadores de Timbó

Después de un mes,  fracasó la conciliación por el conflicto en San Martín. La salinera desvinculó a los cuatro trabajadores que había despedido y los trabajadores resolvieron no tomar más medidas bajo amenaza de más cesantías.

 

Al final, la empresa salinera de San Martín despidió a los cuatro trabajadores que había echado hace dos meses, razón por la cual se disparó un conflicto en ese momento que mantuvo durante once días la planta parada por una huelga del personal. La conciliación obligatoria que convocó la Secretaría de Trabajo de la provincia fracasó y se cerró el pasado 2 de agosto.

Los trabajadores que habían sostenido la medida de fuerza decidieron no retomar el conflicto bajo la amenaza de nuevos despidos y decepcionados por la actuación del organismo provincial que encabeza Marcelo Pedehontáa. El funcionario provincial dio por finalizada la conciliación durante la última audiencia, ante la falta de predisposición de la empresa para avanzar en el diálogo y en buscar alternativas de solución.

“No se pudo hacer nada. No se reincorporó a ningún trabajador. La Subsecretaría no hizo nada, no defendió a los trabajadores en lo más mínimo ni actuó antes las denuncias realizadas por el gremio por el descuento de las horas de huelga”, lamentó en diálogo con El Diario uno de los referentes de los trabajadores.

Los cuatro despedidos fueron reincorporados durante la conciliación, sin prestar servicios y con goce de haberes. Pero una vez cerrada esa negociación, quedaron desvinculados de la empresa.

“Se decidió no tomar medidas para salvaguardar a los trabajadores ante la posibilidad de más despidos”, contaron los trabajadores. También reconocieron que “el ánimo no es bueno”, pero aclaró que “se sigue trabajando de nuestra parte para mejorar la paz social dentro del trabajo con la patronal, siempre como bandera del diálogo”.

“No somos un gremio que tenga la fuerza de otros gremios y cuando una Subsecretaría de Trabajo no apoya a los trabajadores o no hace lo que podría hacer, es difícil luchar contra una empresa del tamaño de Timbó”, mencionaron.

Los despidos se produjeron el 31 de mayo de este año. Los trabajadores declararon la huelga y bloquearon el ingreso de la planta. El conflicto se mantuvo durante once días, hasta que Trabajo dictó la conciliación obligatoria, que se sostuvo alrededor de un mes, pero fracasó.

En el medio del conflicto, el gerente de Timbo, Rodolfo Resler, justificó los despidos por la supuesta “codicia” del gremio que había conseguido un “excesivo aumento” en la última paritaria del sector, que había dispuesto un 19% de incremento en el primer semestre del año. “Ahora se rasgan las vestiduras”, lanzó el directivo en aquel momento.

En el pico del conflicto, los trabajadores fueron acompañados por dirigentes de la Central de Trabajadores Argentinos que se sumaron al reclamo. El gremio salinero sostuvo que los despidos fueron una represalia por el acuerdo salarial logrado un par de meses antes.

San Martín tiene alrededor de 3 mil habitantes. La salinera es la única fábrica. Con un centenar de empleados, es la actividad que mueve la economía de la localidad sureña.

Temas en esta nota: