“No somos asesinos”: médicos piquenses se manifestaron en la plaza San Martín

Los médicos de General Pico se sumaron a la protesta a nivel nacional. El único médico que habló con la prensa sostuvo que “lo único que nosotros queremos es poder dar curso a la vocación”. Y agregó luego que “los resultados no los garantiza nadie”.

General Pico (Agencia) - Alrededor de cincuenta médicos locales, que prestan funciones en ámbitos públicos y privados, se manifestaron ayer en la plaza San Martín en el contexto de un reclamo nacional que lleva por consigna “Somos médicos, no asesinos”, vinculada a la judicialización de casos de mala praxis como podría ser el de la periodista Pérez Volpin, aunque los manifestantes no hicieran nombres al respecto.

Los galenos locales resolvieron el miércoles en asamblea fijar posición del reclamo nacional en esta ciudad, donde en el último tiempo también se registraron varios casos de profesionales enjuiciados y otros en plenos procesos.

Con la idea de ser parte de una “jornada de reflexión y de escucha”, los médicos aclararon en principio que no hablarían con la prensa y se formaron para una foto, aunque dieron lectura luego de un comunicado publicado ayer en algunos medios gráficos y el mismo profesional que leyó el documento respondió algunas preguntas.

El texto leído señala que “los recientes acontecimientos difundidos por la prensa nacional ponen a la comunidad médica en estado de conmoción e incertidumbre. Observamos con preocupación que resulta más cómodo cargar las culpas al médico ante un resultado adverso, que admitir la existencia de una enfermedad o la muerte. En general, todos estamos mal preparados para aceptar dicha circunstancia”.

Y agrega: “El médico egresa de la Universidad eligiendo una carrera puramente humanística para brindar a la sociedad un medio sanitario que el Estado no asume y lejos está, en su formación, la de causar un daño o dolo. Mucho menos de realizar una criminalización del acto médico. Sin embargo, a veces, debe prestar servicios en lugares que no son adecuados, con deficiencias de seguridad para el paciente y para el mismo personal de salud, con faltantes de insumos y situaciones de violencia y agresiones que hacen indigno su trabajo”.

Indica el documento que “lo que ocurre en nuestro país hoy obliga a un razonamiento sereno, prudente y reflexivo”. Y advierte luego “el acoso permanente al accionar médico ha de llevar a la parálisis paradigmática de cualquier iniciativa del sector. A corto plazo, los médicos se verán obligados cada vez con mayor frecuencia a no enfrentar situaciones complejas, con las graves consecuencias para la sociedad y lo que ello representa”.

Para concluir en que “desde COMRA (Confederación Médica de la República Argentina) sostenemos que el error médico debe sancionarse mediante un proceso civil, los médicos no debemos estar incluidos en el Código Penal, ya que en el mismo se tratan crímenes. Un crimen se define como la acción voluntaria de hacer daño, y ningún médico causa daño de forma voluntaria”.

Reflexión y escucha

Ante la insistencia de algunos cronistas para contar con un testimonio que detalle el reclamo, el mismo médico que leyó el documento, el nefrólogo Juan José López, adelantó: “Nosotros creemos que hoy es una jornada de reflexión y de escucha, más que de hablar. Se verá en un futuro, pero ahora estamos profundamente impactados como lo dice el comunicado. Es lo único que tengo para decir”.

Cuando se le consultó si lo que pretendían es generar una modificación en la legislación, y así evitar ser juzgados por el Código Penal como el resto de los habitantes argentinos, el doctor resumió: “Nadie tiene que estar por arriba de la ley, ni por abajo tampoco”.

Aunque el mismo cronista planteó la discrepancia con el documento que reclama no ser juzgados por el Código Penal por la “acción voluntaria de hacer daño”, sino que se juzga a los médicos por imprudencia, negligencias o inobservancia, que son “delitos culposos”, no dolosos, el profesional insistió en llevar “serenidad y reflexión”.

“Esto excede lo que puedo decir yo, y es un poco lo que surgió en una asamblea que tuvimos ayer entre todos. Queremos llevar con esto tranquilidad, serenidad y reflexión para toda la sociedad. Nosotros somos parte de la sociedad y necesitamos estar tranquilos para poder ayudar, que básicamente estudiamos con esa idea, poder ayudar”.

Vocación


Cuando sus compañeros iniciaban un cerrado aplauso, quizás con la intención de culminar con el intercambio con la prensa, el médico insistió: “Lo único que nosotros queremos es poder dar curso a la vocación, cuando uno estudia lo hace con la idea de servir, cuando uno elige una carrera humanista esa idea está marcada, es lo mismo que el periodista por vocación, el médico por vocación. Nosotros creemos en eso, en el servicio a los demás”.

Cuando se le consultó si insistirían con el reclamo por espacios y equipamientos no adecuados para trabajar, el médico indicó: “Creo que eso es terreno para seguir analizándolo, estamos en una situación difícil y vulnerable que creo que excede a los médicos. En este país hay situaciones que son muy críticas, hay gente que no tiene para comer, entonces no creo que haya que poner en el tapete una franja de la población por otra. Ahora es tiempo de pensar en los más vulnerables”.

Y finalizó: “Los que estamos con un guardapolvo blanco tenemos en el fondo una gran vocación de servicio, como la debe tener cualquiera que abraza algo con amor. Luego, los resultados no los garantiza nadie”.

Temas en esta nota: