El INTA pronostica un trimestre de lluvias “favorables” para cultivos

De todos modos, advierten que “si bien la ocurrencia de El Niño genera grandes expectativas para las zonas productivas del país, no están garantizadas las lluvias”.

 

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuario dio a conocer un pronóstico extendido de eventuales lluvias para el trimentre noviembre-enero, en el marco del fenómeno climático denominado El Niño.

Y si bien anticipa que será un período “favorable” para los cultivos agropecuarios relacionados con la cosecha gruesa, aclara que “no están garantizadas las lluvias”. Además, el mismo informe precisa que -en el caso de La Pampa- si bien registra “un déficit de agua en el suelo”, tiene un panorama “alentador” de cara al verano.

“La mayoría de los modelos coinciden en predecir una transición a una fase cálida durante los próximos meses, con más del 60% de probabilidad de ocurrencia de un evento El Niño”, sostuvo Roberto De Ruyver, investigador del Instituto de Clima y Agua del INTA.

Para el especialista esto representa “un factor favorable” en relación a la posibilidad de tener suficiente agua de lluvia disponible para el normal desarrollo de los cultivos de la campaña gruesa.

Según De Ruyver, la campaña agrícola en curso “transita con buen estado general de los cultivos de invierno, dada las buenas condiciones de humedad por las lluvias a partir de abril, y con buenas perspectivas para la siembra de cultivos de verano, en desarrollo”.

“La tendencia actual de precipitaciones para el trimestre noviembre-enero indica una mayor probabilidad de lluvias entre normales a superiores a las normales sobre las regiones Pampeana, NEA y este del NOA”, detalló De Ruyver.

El experto también estimó “una probabilidad de ocurrencia de lluvias entre normales a inferiores a las normales para el oeste del noroeste argentino y el sur de la Patagonia”.

En cambio, para la región Cuyo, el centro y norte de la Patagonia, el centro del noroeste argentino, la región Cuyo y el oeste de La Pampa se prevé “un trimestre con precipitaciones normales”.

De todos modos, De Ruyver advirtió que “no se descarta la ocurrencia de eventos de precipitación localmente más intensos que los normales sobre el centro y norte del país durante los próximos meses”.

Por otra parte, los pronósticos coinciden en indicar una mayor probabilidad de ocurrencia de temperaturas medias para el trimestre superiores a las normales sobre las regiones del NOA, norte de la región Chaqueña, norte del NEA y Cuyo.

El especialista del INTA explicó que hay chances de un trimestre con “temperaturas entre normales a inferiores a las normales en las provincias de sur de la Patagonia, y normales en el resto del territorio nacional”.

En cuanto a las lluvias de septiembre y octubre, el investigador indicó que “predominan condiciones de déficit de agua en el suelo” principalmente sobre el sur de Santa Fe, centro sur de Córdoba y centro sur de La Pampa.

“Para el resto de las zonas, las lluvias ocurridas permitieron mantener valores de humedad en el suelo entre regulares a óptimos”, añadió.

Finalmente, De Ruyver aclaró que “si bien la ocurrencia de El Niño genera grandes expectativas para las zonas productivas del país, no están garantizadas las lluvias”.

“Cuando sucede esta fase caliente del ENSO, fenómeno conocido como El Niño, suele observarse en la región este del país que en el 50% de los años ocurren lluvias normales, y en el otro 50% suceden con mayor frecuencia años con lluvias por encima de lo normal que aquellos con lluvias inferiores”, concluyó.

 

Temas en esta nota: