Antenas: la CPE solo acepta reunirse con Altolaguirre

Sigue la tensión. Después de la ordenanza “exprés” aprobada la semana pasada, la CPE -que pide una marcha atrás- descartó una reunión con emisarios del intendente. 

La conducción de la  Cooperativa Popular de Electricidad aguarda la respuesta del intendente Leandro Altolaguirre a un pedido de reunión urgente, en el marco de la tensión que se generó y el reclamo de una marcha atrás, a partir de la sanción de apuro, la semana pasada, de una ordenanza que habilita a las empresas privadas a colocar antenas en los espacios verdes de la ciudad. Esta decisión deja en desventaja a la entidad solidaria y favorece a los privados, que tienen dificultades para conseguir espacios para desarrollar sus proyectos.

El secretario de Gobierno, Fernando Pina,  y la concejala del FrePam, Claudia Giorgis, cruzaron llamados el miércoles para concretar una reunión con ambos, pero desde la entidad cooperativa respondieron que solo se reunirán con el jefe comunal. El intento por aflojar la tensión entre la gestión municipal y los dirigentes de la CPE no obtuvo resultados.

El jueves de la semana pasada el Concejo sancionó de apuro la ordenanza.  En la reunión de Labor Parlamentaria, se decidió incluir el proyecto que no estaba en el orden del día de la sanción. Lo aprobaron los concejales oficialistas y opositores, a excepción del radical disidente, Miguel Bravo. De forma sugestiva, ese día faltó la presidenta del bloque de ediles oficialistas, Claudia Giorgis, que adujo razones familiares.

Giorgis se encargó de salir el miércoles a tratar de poner paños fríos y a afirmar que  no hay intención de perjudicar a la CPE. Sin embargo, defendió la ordenanza con el mismo argumento que había utilizado Altolaguirre unas horas antes: la necesidad de recaudar del municipio a partir de que las empresas que colocan antenas aporten también a las arcas comunales y no solo paguen arrendamientos a particulares.

El trámite expres que tuvo la ordenanza y la falta de consultas previas cayó como un golpe por la espalda en los miembros del Consejo de Administración de la CPE. Si fuera cierto que el espíritu del municipio es otorgarle prioridad al movimiento cooperativo, aducen, eso no se corresponde con la ausencia de una consulta previa respecto al proyecto de ordenanza.

El presidente de la CPE, Alfredo Carrascal, sugirió que la ordenanza se aprobó por presiones de uno de los grandes operadores del mercado de telefonía en el país y denunció que la ordenanza los deja en evidentes desventajas. Advirtió que podría suceder que, cuando la CPE quede habilitada para prestar el servicio, los lugares para instalar antenas ya estén ocupados por los privados.

carrascal

La CPE pidió una reunión urgente con Altolaguirre para pedir una marcha atrás. El jefe comunal podría vetar la ordenanza para barajar y dar de nuevo. O consensuar una reglamentación que respete la prioridad de las cooperativas. Sin embargo, el primer gesto del intendente fue ratificar la ordenanza y encomendar a uno de sus secretarios y a la concejala Giorgis para que escuchen el pataleo cooperativo. De esa forma, le bajó el precio al diálogo.

La respuesta fue categórica: los cooperativistas consideraron la sugerencia como un desplante y respondieron que solo aceptan reunirse con el intendente. Cabe recordar que el jefe comunal dispone de diez días hábiles para promulgar la ordenanza o vetarla.

En Santa Rosa, desde hace algunos años, los operadores privados de telefonía vienen colocando antenas, alquilando lugares a privados. Pero tienen serias dificutlades para conseguir más sitios. La nueva ordenanza les permitirá hacerlo también en espacios verdes que no estén consolidados como plazos o paseos públicos.

La concejala Giorgis explicó que el municipio podría cobrar entre 50 y 100 mil pesos por la instalación de cada torre. Y 15 mil por tasa de inspección mensual por cada antena en la torre, además del alquiler del terreno. La edila sostuvo que, a la vez, se contribuye desde el Estado a que se de cumplimiento con el reclamo  de que las empresas hagan las inversiones para brindar mejor señal y el servicio a los usuarios.

Para la CPE, la situación esconde una avanzada en la ciudad de uno de los grandes pulpos de las telecomunicaciones. La cooperativa pretende acceder al servicio de la telefonía celular en asociación con otras empresas cooperativa del país interesadas en el rubro. Además, también tiene interés de concretar la propuesta de creación de una Empresa Provincial de Comunicaciones, donde confluirían los esfuerzos con el gobierno provincial.

Temas en esta nota: