El deseo de cambiarlo todo

La realizadora Marilina Gimenez estrenará este sábado “Una banda de chicas” en el Festival Nacional de Cine de General Pico. Un documental que retrata el recorrido de un grupo de artistas argentinas y muestra cómo sus historias se abren camino en un ambiente dominado por varones.



“Cambié el bajo por la cámara”, sentencia Marilina Giménez, cuando empieza a contar lo que fue su banda Yilet, un trío electro pop con el que tocó durante seis años. Allí nació un registro autobiográfico y coral que desde una perspectiva de género confronta varios dilemas. ¿Cuál es el rol de la mujer en la escena musical actual? ¿Qué sucede cuando las mujeres hacen la música que ellas eligen? ¿Qué pasa cuando sus cuerpos sobre el escenario son agresivos y sensuales?


El film recorre la escena musical porteña de la mano de Sasha Sathya, Kobra Kei, Ibiza Pareo, Liers, Miss Bolivia, Kumbia Queers, Las Taradas, Las Kellies, She Devils, Yilet y Chocolate Remix.

Entrevistada por El Diario, su realizadora contó cómo surgió la idea de este documental y cómo el feminismo lo está invadiendo todo.

“Vamos a hacer otra cosa y eso es lo que está bueno. Si solamente se tratara de reemplazar una figurita por otra no tiene gracia el movimiento que estamos generando”, sentenció,

El film, que participa de la Competencia Nacional de Largometrajes en el Festival Nacional de Cine en General Pico -donde solo tres de las ocho seleccionadas, tienen a mujeres en sus direcciones- tuvo su estreno en el 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y fue seleccionado por el Internacional Film Festival Rotterdam, el 43° Frameline Fest de San Francisco y El Festival Internacional de Cine LGBT de GAZE en Dublín, Irlanda, entre otros.

En Pico se proyectará el sábado, a las 17 horas y el domingo a las 22 en el Cines Gran Pampa (Calle 20 Nº 642).


-¿Cómo surgió “Una banda de chicas”?
-Tuve varias bandas y Yilet fue la banda en la que más tiempo estuve. En ese recorrido de estar en la banda, me daba cuenta de que éramos un montón de chicas tocando.
Hasta ese momento había estado en bandas de chicas pero no habíamos tocado tanto en vivo. Y con Yilet se fue dando que después de incorporar a Ani - la baterista - nos salieron un montón de fechas en vivo y nos agrupaban con otras chicas. Ahí hice un clic. Hasta ese momento yo pensaba que éramos la única banda de chicas...algo medio raro porque sabía que no éramos las únicas pero hay algo de que te sentís un poco sola en las fechas. Estoy hablando del 2010. Entonces, cuando nos empezaban a agrupar y a juntar con otras chicas dije “ah, mira todas las que somos” y “qué bueno está lo que hacen”. Pero ¿qué pasa que esto no tiene relevancia? Que estamos siempre dando vueltas en fechas chiquititas.
Y muchas otras veces también me pasaba que no entendía por qué nos juntaban con otras mujeres.

- ¿Renegando un poco de eso?
-Claro, porque no era desde un lugar donde nosotras hacíamos la fecha, entre mujeres, porque nos parecía empoderador. Sino que había una decisión de tipo “juntemos a estas minitas que tocan con estas otras y hacemos una fecha”. Incluso eso, a veces, no funcionaba porque los estilos y los públicos no son los mismos. Ahí hice el clic. Y es algo que retomo en la peli. Poner en evidencia un poco esa situación.
Ahora también pasa un poco eso: agarran al feminismo como una moda y el Alto Palermo te hace una fecha de chicas ¿entendes? Es muy distinto al festival que se hizo en Córdoba y en Rosario, el Power Girl, en respuesta a Palazzo -productor del festival Cosquín Rock- que dice que no hay chicas talentosas.
Sí es importante que nos juntemos. De hecho la película habla de eso, porque la película, para mí, es la fuerza de las mujeres cuando nos juntamos. En este caso es en la música pero sobrepasa a la música. El conflicto del que habla la peli se aplica en un montón de ámbitos de la sociedad. Yo elegi mostrarlo por acá porque me resultaba muy atractivo, porque es lo que yo conozco y porque es donde yo me puedo mover mejor, pero también soy técnica de cine y de tele y lo mismo que nos pasa a las músicas nos pasa a las técnicas, y lo mismo le pasa a un montón de mujeres en un montón de ámbitos donde se supone que no tenemos que estar.

unabanda2

-¿Pensas que el feminismo está trazando otras escenas, con otras lógicas?
-Si, tal cual. Es eso lo que está sucediendo y es eso lo que se está discutiendo. No de forma negativa. A medida que empezamos a crear estos espacios, discutimos cómo van a ser. Va a ser colectivo, no lo va a ser. Se está poniendo en discusión todo. Porque no se trata de sacar un figurita y poner otra, porque no vamos a ser las rockstar al estilo Juanse. Vamos a hacer otra cosa y eso es lo que está bueno. Si solamente se trata de reemplazar una figurita por otra no tiene gracia el movimiento que estamos generando. Sobre todo porque para mí, a partir del Ni Una Menos, todas las mujeres, lesbianas, travestis y trans tomamos conciencia de estos conflictos que yo trato en la peli y que obviamente se están hablando en un montón de lugares diferentes. Hasta acá todas estábamos naturalizando la discriminación, la segregación, las pocas posibilidades de llegar a lugares de poder más interesantes. Y de alguna manera, eso se empezó a hacer conciente. Y a partir de ahí empezaron las preguntas sobre qué hacemos y cómo lo hacemos.

unabanda3

- Decís que dejaste el bajo y agarraste la cámara ¿qué escenario encontraste?
-Lo mismo. Los lugares de poder como las direcciones, las programaciones, etc., están ocupados por varones que en general ni se fijan en esta situación. Nosotras ahora estamos súper atentas a que haya mujeres y a decir basta de todo este chonguerío. El panorama que me encontré mucho no me importó porque siempre fui conciente de esto. La idea de esta peli la tuve en el 2010. Pero tardé un montón de tiempo en convencerme de que lo podía hacer. En la tele y en cine hago sonido y en ese ambiente, directoras mujeres no vi. Y mirá que pasé por más de 80 programas de distintos estilos y producciones. Y se puede explicar desde muchos lugares pero siempre está presente este factor que tiene que ver con la discriminación.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20