Encuesta: más de la mitad, a favor de la despenalización del aborto

El 31,8% afirmó que no está de acuerdo; el 8,9% respondió que “no está decidido” y el 1,6% indicó que no conoce el tema. El trabajo fue realizado entre el 26 y el 28 de febrero y se consultaron personas de entre los 16 y los 80 años.

“Cuando nadie lo esperaba, el Gobierno cambió la agenda con la instalación del debate por la despenalización del aborto, un tema que parecía tabú para la mayor parte de la clase política argentina. La cuestión abrió una grieta en los partidos políticos y en la sociedad”, dice el diario Clarín en un artículo donde divulgó que más de la mitad de los encuestados está de acuerdo con que no se penalice a las mujeres que interrumpen sus embarazos.

Después de consultar a 900 personas en el Area Metropolitana de Buenos Aires (compuesta por localidades y barrios de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires), la consultora Management & Fit determinó que el 57,7 por ciento de la gente está de acuerdo con la despenalización del aborto.

El 31,8 por ciento, por su parte, afirmó que no está de acuerdo; el 8,9% respondió que “no está decidido” y el 1,6% indicó que no conoce el tema. El trabajo fue realizado entre el 26 y el 28 de febrero y se consultaron personas de entre los 16 y los 80 años.

Más allá de las posturas, la decisión de la Casa Rosada de fomentar el debate -aun cuando en el macrismo parecería haber más funcionarios en contra que a favor de la despenalización- impactó fuertemente en la opinión pública. El 81,1 por ciento de los consultados sostuvo que “está al tanto” de la iniciativa del oficialismo, contra el 18,9 por ciento que dijo no estar enterado.

Un dato interesante del sondeo es que de manera significativa más personas menores de 40 años y de nivel económico alto están de acuerdo con el pedido de aborto legal. En ese sentido, los menores de 40 trepan al 65 por ciento, lo mismo que los de nivel económico mayor.

Mientras, son más los varones y mayores de 40 años los que se muestran en contra. Proporcionalmente, más mujeres mencionan no estar decididas sobre el tema.

Tras muchos años en los que desde el Ejecutivo se impidió hablar del asunto (en especial cuando Cristina Kirchner fue presidente, donde desde su propia fuerza alguna vez se insinuó que era hora de tocarlo), no hay dudas de que en 2018 el gran debate en el Parlamento será la despenalización del aborto. El proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito será presentado el próximo martes a las 10, con un nuevo “pañuelazo” en la Plaza de los Dos Congresos. Aunque, según supo Clarín, la discusión formal iniciará recién la semana del 19, tras la constitución de las comisiones con injerencia en la discusión.

Las autoridades armarán un cronograma que se extenderá desde la segunda quincena de marzo hasta al menos principios de junio y llamarán a audiencias públicas en un espacio capaz de albergar a cientos de espectadores.

En la primera reunión del años del interbloque de Cambiemos quedó blanqueado el acuerdo con las promotoras de la ley. Así, el giro a comisiones será el mismo que en ocasión de la presentación de los frustrados proyectos anteriores y por lo tanto funcionará como cabecera la de Legislación General, que volverá a estar a cargo de Daniel Lipovetzky.

Se trata de uno de los dirigentes macrista que ya firmó el proyecto de despenalización que se presentará el miércoles próximo y que se encargó de negociar que los más ansiosos desistan de la sesión especial que pensaban citar para el 8 de marzo, con el fin de forzar el debate sin pasar por las comisiones, en pleno Día Internacional de la Mujer.

Entre las distintas aristas que abre la discusión aparace cómo catalogarla. Según la encuesta de Management & Fit, para el 52,6 por ciento de la gente se trata de “un problema de salud pública y derechos humanos”. El 20,8% interpreta que es “un asunto privado de ambos, varón y mujer”; el 16% habla de un “asunto privado únicamente de la mujer”; el 6,1% se inclinó por otras respuestas y el 4,5% no supo o no quiso contestar sobre la cuestión.

El proyecto de despenalización divide a casi todas las fuerzas -salvo a la izquierda, que lo apoya- y el resultado en la Cámara baja aún es incierto. Un sondeo realizado por el sitio Web Economía Feminista estima que 86 diputados ya se habrían inclinado por votar a favor, otros 92 tendrían resulto el rechazo, mientras que 78 aún no tomar posición. No ocurriría lo mismo si llega a superar esa barrera y pasa al Senado: allí una amplia mayoría rechaza la legalización del aborto.

Fuente: Clarín.com

Temas en esta nota: