La Iglesia pidió un “diálogo sincero y profundo” sobre el aborto

Dicen que una de los "soluciones" es la educación sexual. 

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) reclamó este viernes un "diálogo sincero y profundo" sobre la despenalización del aborto y planteó que una de las "soluciones" al tema es establecer como "prioritaria la educación sexual integral de la ciudadanía".

Al reiterar su posición contraria al aborto, la Iglesia subrayó que el "tema toca profundamente el tejido de la sociedad" y dijo que espera que el debate se dé en un marco de "diálogo sincero y profundo que pueda responder a este drama, escuchar las distintas voces y las legítimas preocupaciones que atraviesan quienes no saben cómo actuar, sin descalificaciones, violencia o agresiones".

De cara al debate que se llevará a cabo en el Congreso, la CEA indicó: "Junto con todos los hombres y mujeres que descubren la vida como un don, los cristianos también queremos aportar nuestra voz, no para imponer una concepción religiosa sino a partir de nuestras convicciones razonables y humanas".

"La solución o el camino para abordar estas situaciones es la implementación de políticas públicas que establezcan como prioritaria la educación sexual integral de la ciudadanía, en la que se fomente y capacite para la decisión libre y responsable de concebir una vida humana. Todos tenemos necesidad y derecho de ser recibidos como hijos", subrayó la CEA.

En un documento de la comisión ejecutiva titulado "Respetuosos de la vida", los obispos también plantearon como "solución" que se "reconozcan la dignidad de la vida humana desde el comienzo de su concepción pasando por todas las etapas de su desarrollo, la dignidad e igualdad de la mujer y el varón, y se implementen acciones tendientes a encarar las causas de la violencia hacia la mujer generando nuevas pautas de conductas basadas en el respeto al otro".

Además, el organismo eclesiástico que encabeza el obispo de San Isidro, Oscar Ojea, propuso que se "acompañen, desde lo social, las situaciones de conflicto y atiendan las heridas que quedan por sanar en quienes están atravesando por estas situaciones".

En el comunicado, la Iglesia contempló aquellas situaciones en las que "la concepción no fue fruto de un acto de amor" sino de "una acción de abuso y violencia hacia la mujer" y agregó: "Allí es cuando surge la pregunta humana y ética sobre qué hacer. En la forma de responder la pregunta se cae muchas veces en plantear un enfrentamiento entre dos personas en situación de vulnerabilidad".

Temas en esta nota: