Tensión y violencia en piquete de camioneros

“Le revoleamos la rastra y y se termina el mundo, a la mierda”, es la orden a través de un audio de WhatApp.

Un grupo de camioneros de General Pico y otros poblados de la zona norte, nucleados en la Cámara de Transportistas Piquenses, realiza una medida de fuerza por tiempo indeterminado desde el pasado miércoles en uno de los accesos a esa ciudad. Los trabajadores reclaman el cumplimiento de las tarifas acordadas para los fletes de cereal y denuncian que las transportadoras locales les pagan los montos de dos años atrás.

La situación económica del sector de transporte de cargas no es buena y desde hace muchos meses. Las inundaciones en el noreste pampeano redujeron sustancialmente el trabajo, ya que se cosechó menos de lo previsto y, además, mucho de lo que se pudo levantar no puede ser aún sacado de los campos por la falta de piso.

Pero los pocos viajes no son la única problemática de los camioneros, sino que en realidad se enfrentan a otro inconveniente que viene de larga data y que parece esquivar a los organismos de control. Si bien cada año, semestralmente, se actualizan las tarifas para todo el país y las mismas son homologadas por organismos nacionales, el cumplimiento es una cosa aparte.

Esa situación generó varios piquetes en diferentes puntos del país, y en algunos casos con hecho cargados hechos de violencia como muestran los videos publicados junto a este artículo.

El audio de la polémica, creado por el supuesto organizador del piquete en Rufino, en el límite con el sur de Córdoba, donde tienen paso muchos camioneros pampeanos rumbo al puerto de Rosario, dice textualmente lo siguiente:

“No vamos a dejar a pasar a nadie con cereal, a nadie, a nadie...si hay algún toro que atropelle, que quiera pasar, del piquete para allá hacemos como todos los años, se pone un grupito y listo. Ahí tenemos dos cuerpos de rastra que nos dio un tipo de aca que tiene taller, las agarró con la moladora a la punta de las rastras parecen cuchillo, están como una gillette...al que se quiere escapar a la pasada le revoleamos la rastra y se termina el mundo, a la mierda. Aca no va a pasar nadie con cereal, acá a Rosario no va a pasar nadie con cerea y el que viene vacio que viene del puerto, que se haya clavado, si viene vacio se puede ir tranquilamente nadie lo va a molestar. Al que se lo va a manotear de los pelos va ser al que viene cargado porque hace un mes y medio que se está avisando del paro y no va a aperecer...‘ah, había paro, qué se yo había piquete...’. No, si hace un mes y medio tenés que estar sabiendo porque no podes vivir en un corpiño, tenés que estar sabiendo. Así que si apareces con cereal en Rufino, o te pegas la vuelta o te quedas quietito en el piquete. No tenés otra opción. Y si te haces el toro y querés pasar, los del piquete se van a correr pero te van a estar esperando los de las rastras o alguna camioneta que te va a hacer alguna chanchada. Así que siempre fue así acá, siempre. Pero quedate tranquilo que son muy pocos los que vienen a querer torear”.

Temas en esta nota: