Las Sombras y un regreso esperado

La banda pampeana, una de las revelaciones a nivel nacional, despedirá su primer disco este viernes en el Aula Magna. “Todo lo que pasó fue insólito. Tal vez esperábamos algo un poco más tranquilo”, dice Manu Fernández.

“Estamos muy entusiasmados, metiéndole mucha pila para que salga todo piola, con los planetas alineados”, dice Manu Fernández desde Buenos Aires, un lunes a la noche, a punto de comer una cena porteña. Mañana viernes, desde las 21:30 horas en el auditorio del Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa, “Las Sombras” volverá a casa para encontrarse con amigos y un público que espera ansioso para abrazar este presente del cuarteto tras un gran año. “Alter Pop”, con un set de canciones clásicas, abrirá la noche.

“Es el cierre de un ciclo”, agrega Manu en el programa “Mala Semilla” que cada lunes se emite por FM Sonar. “Estamos despidiendo nuestro primer disco, nuestra idea era cerrarlo en La Pampa por una cuestión simbólica. Es el final de un camino recorrido que nos llevó a un montón de lugares, a muchos disfrutes. Nada mejor que compartirlo con amigos, familia y gente que queremos mucho”.



- ¿Qué les ha dejado este disco y cómo han sido las repercusiones?
- Este disco nos cumplió muchos sueños. Fue todo muy insólito porque tal vez esperábamos algo más tranquilo. Y fue un disco que nos llevó a conocer otros países, a conocer gente muy interesante y codearnos con artistas que admiramos y nos influencian. Para nosotros fue un disco de oro en polvo y no sabemos, en algún punto, cómo agradecerlo. Conocimos muchos ambientes de Buenos Aires y otras provincias gracias al disco, y no hay nada más bonito que la gente te diga que lo que hacés está bueno. Para nosotros es algo gigantesco. Este disco también nos dio la posibilidad de llegar a festivales y conocer a Mario Breuer, artífice del segundo disco que estamos grabando.

- ¿En qué estado se encuentra el segundo disco?
- Avanzado, en gran parte. Tenemos las canciones, las cuestiones musicales, y nos falta la posproducción de un disco que va a salir en febrero del año que viene. Está bueno tomarse el tiempo necesario para que la obra salga a la calle al ciento por ciento.

- ¿Qué ha sido lo diferente en el proceso de grabación de este nuevo disco comparando con el anterior?
- Lo diferente es el modo de producción. El primero lo grabamos todo separado, con pistas separadas como se hace habitualmente. Cuando lo conocimos a Mario le dijimos que queríamos grabar todos juntos, en la misma sala, y él tenía esa idea. Buscar el espíritu de la canción más que la perfección sonora. Una vez que lo llevamos a cabo fue una manera diferente de hacer un disco. Se aprendió un montón. Cuando ves los frutos, agradecés, porque te das cuenta de que las decisiones estuvieron bien. Si el primer disco sonaba de alguna manera... rústico, este sonará muy profesional, pero siempre con nuestra impronta.



- ¿Desde las raíces de las canciones hay algo diferente?
- Hay una línea que se mantiene. El disco se viene más cancionero. Venimos por ese lado. Teníamos un montón de canciones en el maletín e hicimos algunas más en el proceso. El disco tiene un viaje y un recorrido que le puede resultar interesante a la gente cuando lo escuche.

- Han llegado a diferentes lugares con el primer disco. ¿Sienten que tienen un sentido de pertenencia hacia determinada escena musical dentro de Buenos Aires?
- Sí, acá en Buenos Aires somos partícipes de algo nacional. Hay bandas de Neuquén, Misiones, Mendoza, y en algún momento decimos: “Nosotros somos los pampeanos”. Más allá de que vivimos en la ciudad nunca nos olvidamos de nuestras raíces.

- ¿Es diferente para Las Sombras tocar en un auditorio con butacas?
- Sí, totalmente. Hemos tocado pocas veces en los auditorios y nosotros lo vemos como un reto. Pero como decía, estamos con los planetas alineados y con ganas.

Lazo de sangre

“Las Sombras” bajará el telón este viernes a la noche en el Aula Magna tras la presentación de “Alter Pop”, la banda santarroseña formada por Lucas Manera, Willians Vlek, Martín Pop y Milton Alejandro Fernández, guitarrista de AP y papá de Manu.

{youtube}gbANNvDXhwA{youtube}

“Con Alejandro, papá, la primera vez que toqué fue a los 16 años. Después compartimos dos o tres veces más. Es algo que tengo interiorizado, es una experiencia hermosa. Es loco, pero lo tengo asimilado y para mí es como normal”, dice Manu, una de las cuatro piezas junto a Mauro López (batería), Julián Pico (bajo y voz) y Nico Líppoli (voz y guitarra).

“Alter Pop” abrirá esta fecha especial desde las 21:30 horas.

 

Temas en esta nota: