Los sueños de Joaquín Allivellatore en motociclismo

El chico de 14 años volverá a España en 2018 para continuar su progreso en las motos de velocidad.

“Lo importante es andar bien en los estudios porque de esa manera es más fácil que te revaliden el visado. Y por suerte me ha ido bien”.

Joaquín Allivellatore está junto a su padre en Eduardo Castex. Hablan de las cosas diarias. Se ponen al día de las experiencias vividas y, sobre todo, planifican 2018 y cómo conseguir el presupuesto necesario para dar un paso más. No es sencilla la vida fuera de casa, pero los sueños a veces no saben de precios. El chico de 14 años es una de las grandes esperanzas del motociclismo argentino. Ya lo dijo Sebastián Porto en su visita a La Pampa con el campeonato nacional poco más de un mes atrás. “Hay que apoyarlo a Joaquín, tiene grandísimas condiciones”, contó Sebas, subcampeón mundial 250cc en 2004.

“Lo crucé en el argentino de velocidad, nos saludamos. Es una buena persona y me gustaría llegar a ser como él, me gustaría llegar al campeonato mundial”, le dice a El Diario Joaco, que tiene como ídolo a Valentino Rossi. “Ha logrado cosas que otro no. Ha pasado por etapas del motociclismo, que ha ido cambiando, y se ha adaptado”.

Este año, en España, fue cobijado por Luis Calabrino, quien le abrió su casa de par en par y lo cobijó como uno más. Participó de la Copa Honda CBR 300R en España, donde finalizó noveno, y consiguió un lugar en la preselección para ingresar en la Red Bull Rookie Cup en Almería.

“Fue un año muy bueno, diferente a lo que estaba acostumbrado. Participé de la Red Bull Rookie Cup, voy a ver si el año que viene lo puedo hacer de nuevo. La idea es quedar seleccionado entre los mejores, que pasan a formar parte del campeonato que es, en Europa, telonero del Mundial. Para eso habrá que trabajar, sobre todo en conseguir el presupuesto”, cuenta.

joaqosport

- ¿Qué sensaciones te quedaron de participar en un preseleccionado con pilotos de todo el mundo?
- La sensación fue muy linda, fue una pena no poder quedar, pero lo voy a volver a intentar. Un par de chicos iban mucho más rápido que nosotros, entonces trataré de mejorar.

- ¿Usaban motos iguales?
- Sí, las motos eran Metrakit 125 centímetros cúbicos de dos tiempos. Eran motos muy buenas e iguales. Tengo que mejorar en pilotaje para, en ese poco que me falta, estar con chances de entrar. Son unas doce plazas que se renuevan año tras año y hay que apostar a eso. La Red Bull es una categoría que recorre los circuitos mundialistas europeos, es telonera mundial.

- ¿En qué sentiste que te hacían diferencias?
- Me di cuenta de que muchos pilotos conocían la moto y también el circuito. Pero fue una buena experiencia.

- Llegaste a España para participar de la Copa Honda 300. ¿Qué te quedó de bueno?
- Finalicé noveno en el campeonato y la idea es mejorar para el año que viene. Voy a volver el año que viene, siempre con la idea de mejorar, sobre todo en pilotaje. Pero también tengo que tener buen presupuesto. En lo personal, tratar de hacer algo más en lo físico y en la moto, lograr unos caballos más. En el pilotaje me gustaría ir un poco mejor en las curvas a la derecha, ya que en speedway siempre doblaba a la izquierda, y tener disponibilidad presupuestaria para poder acceder a comprar más juegos de gomas.

- ¿Qué te pasó en estos nueve meses allá, lejos de casa, en esos momentos en los que extrañabas?
- Tuve una familia muy buena. No me dio opciones para extrañar mucho, y eso que extrañaba ¿eh? Me hacían olvidar rápido de esos momentos. Me ayudó también hacer las clases allá, terminar todas las materias y aprobar todo el año en el colegio en España. Eso me va a ayudar también a conseguir el visado, a que sea más sencillo.

- El domingo cuando brindés con la llegada del nuevo año. ¿Qué deseo pedirías y te gustaría que se cumpla?
- Que sea otro buen año como este, tal vez un poco mejor y poder solucionar los problemas que tuve que afrontar, como los presupuestarios sobre todas las cosas. Hemos pedido, pero es difícil que llegue. Ojalá todo eso cambie.

 

Temas en esta nota: