“El 70% de los subsidios son para el Gran Buenos Aires”

El diputado nacional, Sergio Ziliotto planteó la contradicción del Gobierno Nacional que pide ajuste a las provincias pero gira subsidios para la empresa Aguas y Saneamiento Bonaerenses (Aysa) para que preste servicio a la Ciudad de Buenos Aires y 25 partidos del conurbano.

Aguas y Saneamiento Bonaerenses (Aysa) fue creada por Néstor Kirchner en 2007 y recibe aportes de Nación para hacer obras o cubrir déficit. Es la encargada de brindar servicios de agua y saneamiento en la Ciudad y 25 distritos del conurbano. Los gobernadores peronistas quieren que la financie el gobierno de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. 

La ley para suavizar tarifazos aprobada en Diputados limita esa ayuda, porque obliga a la Nación a igualar la tarifa social de agua potable para todo el país.

En el proyecto de ley que frena el tarifazo y que cuenta con media sanción de Diputados, hay un artículo que impone una tarifa social para el servicio de agua y Nación debería girar a cada empresa provincial o municipal el dinero necesario para cubrir el servicio con una tarifa de 100 pesos bimensuales, que es lo pagan más de 300 mil usuarios de Aysa, el 10% del total. El resto paga poco más de 400 por bimestre, menos que en la mayoría de las provincias.

"El 70% de los subsidios nacionales son para el Gran Buenos Aires, una buena parte por transporte y por Aysa, que es una empresa nacional que opera en esa zona", se quejó ante el portal La Política Online el diputado de La Pampa Sergio Ziliotto, autor del proyecto que este miércoles comenzará a tratar el Senado.

En Cambiemos dicen que el Gobierno aporta sólo 400 millones de pesos por la tarifa social de agua y que Aysa logrará equilibrio operativo en 2019, o sea, el tesoro dejará de pagar sueldos y logística.

Pero sí infraestructura, una apuesta fuerte de Mauricio Macri, espantado por la falta de cloacas y de agua potable en el Gran Buenos Aires.

Este año, que no es electoral, Aysa invertirá 1000 millones de dólares en infraestructura, una mitad mediante la emisión de obligaciones negociables y la otra con fondos del presupuesto y préstamos de organismos internacionales.

Temas en esta nota: