“Se demuestra que medio millón de hectáreas se queman en La Pampa cada año”

El subsecretario de Asuntos Agrarios, Alexis Benini se refirió a la situación productiva de la provincia en relación a los incendios. Aclaró que “tomando las medidas necesarias, el fuego es beneficioso para el sistema productivo, porque incrementa la oferta forrajera”.

El funcionario desmitificó el flagelo con el que se trata el tema de los incendios, y manifestó que "consiste un proceso natural de nuestro ecosistema: La Pampa se quemó y se quemará, porque es parte del ecosistema del bosque del caldenal y del bosque occidental”.

Haciendo un repaso de los últimos 30 años y teniendo en cuenta los decretos por emergencia implementados, “se demuestra que medio millón de hectáreas promedio se queman en La Pampa cada año”.

Ante esta situación, Benini resaltó la importancia de tomar las medidas de precaución necesarias “como las picadas para cuidar los alambrados, los corrales, efectuando todo ello el fuego es beneficioso porque incrementa la oferta forrajera. Cualquier productor del oeste sabe que el lote que se le quemó, en tres meses y luego de algunas lluvias, tendrá un muy buen recurso forrajero. De hecho hay lotes que pasan mucho tiempo sin quemarse y pierden esta capacidad”.

Reiteró que su opinión es desde el punto de vista productivo, “hasta el momento se trata al fuego como un flagelo, pero si bien es una condición natural, también es una herramienta para la sustentabilidad de los sistemas productivos, sobre todo en el monte del caldenal y occidental. Si esto no ocurriera nos cubriríamos de fachinal, de arbustal, se pierde el ingreso de luz y perdemos capacidad forrajera”.

Benini consideró que “la problemática del incendio se genera por la falta de prevención a la hora de conservar una casa, corrales, alambrados, que son pérdidas económicas importantes, para cuya restitución el productor requiere de una gran inversión”.

Respecto de los animales, el subsecretario de Asuntos Agrarios comentó “si no se trata de fuegos con vientos superiores a 30 km por hora, que no les permite refugiarse, no hay grandes pérdidas”. Indicó que "las pérdidas se pueden contar solamente cuando se cierra la aguada y bajan los animales allí, ya que con quemas de alambrados y la posibilidad de que los animales pasen a campos vecinos, es difícil la evaluación. Por ello dicha pérdida se evaluará en la próxima vacunación".

“Habiendo presencia del productor en el campo es muy difícil que se quemen los animales, en general las pérdidas no son tan altas en este sentido”, añadió Benini, quien recordó que el año pasado “cuando tuvimos casi 3 millones de hectáreas en emergencia de las cuales se quemaron 1.500.000, las pérdidas de animales a nivel general no fueron significativas”.

De todas maneras, adelantó que el próximo martes a la mañana se reunirá la Comisión de Emergencia Agropecuaria para analizar esta situación, “esperemos que no haya un incremento de superficie afectada”.

Ante esta situación, el Ministerio de la Producción tiene medidas previas, durante y posteriores para hacerle frente. “Las medidas previas en general las ejerce el Ministerio y tienen que ver con la concientización de quemas prescriptas, la apertura de picadas. Desde Recursos Naturales, conjuntamente con Defensa Civil, se han hecho capacitaciones y reuniones en más de 20 puntos de la provincia, en referencia a cómo tratar la problemática que genera los fuegos”, dijo. 

En relación al durante “en general el que ejerce el control es Defensa Civil, quien informó que actualmente la provincia está en unas 200.000 hectáreas afectadas, lo que está muy por debajo de la media anual".

“Posteriormente se dicta la emergencia agropecuaria de cada lugar, se toman las herramientas necesarias como paliativos y ahí se hará un recuento de pérdidas debido a que hay un sistema pre-establecido para presentar en Nación, para que sea homologada con posterioridad dicha emergencia”, concluyó Benini.

Temas en esta nota: