Limitan el accionar de los servicios de inteligencia

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) dio a conocer una resolución en la que insta a los jueces a no involucrar a la central de espías en investigaciones que no tienen que ver con el anti-terrorismo, la prevención frente a ataques informáticos o amenazas al orden constitucional o la paz. La decisión de la interventora Cristina Caamaño limita muchísimo los pedidos que puedan hacer los magistrados que convirtieron las intervenciones de la AFI en un negocio monumental y en instrumentos de persecución: en un caso de homicidio, por ejemplo, en lugar de seguir e intervenir el teléfono de dos imputados metían 20, y los informes de los 18 que no tenían la menor relación con el homicidio eran para venderles a maridos o esposas infieles, a empresarios que espiaban a su competencia y otras jugarretas de ese estilo. Pero, además, se usaban semejantes maniobras para perseguir opositores: con la excusa de una causa por extorsión, se invadían los mails y se les ponían micrófonos a dirigentes de otros partidos que no tenían vínculo con ningún delito. Un memorioso cuenta que, hace 40 años, la dirección de Jurídicos apenas tenía cinco personas. Hoy en día es una dirección con cientos de agentes metidos en causas judiciales.


La resolución de Caamaño será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial. En la letra fría dice: "establecer que los medios técnicos y humanos de esta Agencia Federal de Inteligencia se aboquen al estricto cumplimiento de las funciones primordiales de producción de inteligencia nacional e inteligencia criminal referida a delitos de terrorismo, federales complejos y contra los poderes públicos y contra el orden constitucional. Disponer la reducción al mínimo de los casos posibles de su participación como auxiliar de la Justicia".

Así formulado, parece elemental que la AFI se dedique a lo que debe dedicarse y no a otras cosas. Pero la resolución da a entender que detrás de esa participación como auxiliar de la Justicia hubo muchísimas otras cosas.

En los pocos días que Caamaño lleva en la AFI ya se encontró con numerosas sorpresas que, en realidad, no son sorpresas.

En una de las dependencias había, sin inventariar, valijas para realizar escuchas, aparatos para espiar, para fotografiar manifestaciones sin ser vistos y una gran cantidad de "chiches" no oficializados. Se encontró instrumental para irrumpir en computadoras, para instalar micrófonos, crear programas espejo para captar los mensajes de texto en un determinado celular, programas para crear virus y robar información así como sistemas para "tomar" en forma remota algún teléfono.

Como reveló el presidente Alberto Fernández, en la AFI había archivos con el título de Anarquistas, con informes sobre personas o militantes que realizaron pintadas en iglesias.

Todo eso representa, de entrada, parte de la actividad clandestina, a veces apuntada a hacer negocios y otras veces a perseguir clandestinamente a opositores.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20