El anuncio de congelar los créditos UVA genera dudas

 

El presidente Mauricio Macri hizo en la semana un anuncio para los tenedores de créditos UVA con préstamos de hasta 140.000 UVA y suspenderá el ajuste mensual de las cuotas por el índice de inflación hasta fin de año. Esa medida algunos lo interpretan como un alivio de cuatro meses pero en un contexto de inflación alta e incertidumbre, los especialistas plantean interrogantes en el mediano plazo. En La Pampa hay unos 1.000 tomadores de créditos UVA para vivienda.

Según un informe solicitado por le diputado provincial Eduardo Tindiglia, el Banco de La Pampa otorgó 148 créditos hipotecarios UVA por un monto de 318 millones de pesos y 252 créditos UVA autos por un total de 105 millones de pesos. El Banco Nación en la provincia entregó más de más de 700. Además, están los 33 departamentos entregados en el barrio ProCreAr, operatoria que hizo el Banco Hipotecario.

Según el anuncio, el Gobierno mantendrá el valor de las cuotas por cuatro meses y el ajuste se realizará a través del Coeficiente de Variación Salarial (CVS), que es mucho más bajo que la inflación. ‘Alcanzará a unas 100 mil personas‘, informó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en conferencia. Y el secretario de Vivienda, Iván Kerr, dijo que les adelantarán los fondos a los bancos para que ya puedan reducir el monto de las cuotas.

Federico Wahlberg, vocero del colectivo Hipotecados UVA Autoconvocados, dice que es una medida secundaria: ‘Nuestro reclamo en realidad es salir de la indexación por inflación. Más allá del congelamiento de las cuotas entre agosto y diciembre, necesitamos un congelamiento de las UVA, que seguirán subiendo día a día‘.

‘Una vez que se termine este subsidio será muy difícil saber cómo sigue el crédito. Porque ahora el ajuste queda suspendido, pero la UVA sigue subiendo. ¿Y después qué hacemos? Acá estamos pateando el problema hacia adelante, sea cual sea el Gobierno‘, opinó el economista y consultor Christian Buteler.

Enero

El salto del dólar, que trepó alrededor del 25% desde el lunes, golpea especialmente en los tenedores de estos créditos, que ajustan por inflación. En ese universo, la incertidumbre es qué va a pasar con la cuota en enero, cuando absorba cuatro meses del año de una inflación que amenaza otra vez con ser incontrolable.

El gobierno hizo saber que el presupuesto que enviará el mes que viene al Congreso incluiría una fórmula para ajustar los créditos hipotecarios. Trascendió que podría impulsar la utilización de un índice de aumento de los salarios en lugar del de la inflación. De la diferencia debería hacerse cargo el Estado. Pero será motivo de una discusión parlamentaria.

El gobierno ya había tenido que recurrir a medidas de emergencia al disponer en octubre de un seguro -del que se hace cargo el Estado- para los créditos Procrear. Ahora esos seguros se extenderán a los UVA. Semanas atrás, el gobierno también decidió hacerse cargo de cobertura sobre una diferencia de hasta 10% del ajuste del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER, que se ajusta en base al índice de inflación oficial) por encima del

crecimiento del salario (Índice de Variación Salarial, IVS).

A diferencia de la operatoria anterior, cuando se devolvía el monto superior a ese aumento, esta vez el gobierno dispuso que adelantará los fondos los bancos para que pueda descontar el incremento directamente de la cuota.

Esto significa que quien tenga un crédito no recibirá aumentos hasta enero próximo.

Los bancos públicos otorgaron el 70% de los créditos UVA, según la estimación oficial. Unos 66.000 créditos son del Banco Nación.

Si bien la decisión de gobierno lleva tranquilidad, tiene fecha de vencimiento. Las dudas se concentran en qué va a pasar en enero, cuando deberían aplicarse aumentos superiores a un 20% sobre las cuotas. Y no está claro cómo van a evolucionar los salarios en ese período.

Temas en esta nota: